12
Wed, Aug

Obviedades y evasivas

Opinion
Typography

La recurrencia a lo OBVIO en una respuesta, para quien no busca el fondo de un tema que se cuestiona, hace que dicha respuesta llegue a considerarse como una afirmación cierta. O sea que quien la recibe, la da como un hecho cierto, así sea falsa.

Ahora, su valor depende de quien haga tal afirmación: si se trata de una persona común o si como pretendemos comentar, de quien es la máxima autoridad nacional. Este comentario es a propósito de las preguntas y las respuestas, que los reporteros le hacen en sus conferencias matutinas, principalmente, al presidente López Obrador.

En su perorata, abundan las obviedades, que pueden ser verdades, pero no siempre son verificables. Por otra parte, en las citadas conferencias al parecer ya es una práctica recurrente que se evaden los temas que en un momento dado no conviene que se aborden con claridad y contundencia. En estudios de opinión que hacen especialistas, o empresas que levantan encuestas, sobre lo que informa el mandatario mexicano, se han detectado falsedades, medias verdades. Datos que no son verificables, porque al momento no hay forma de hacerlo. Pero las dice, sin inmutarse, el presidente, aunque después la evidencia las desmienta.

En ese contexto, por ética pública, creemos que los mexicanos, tienen derecho de saber la verdad de los compromisos que hace el gobierno, del resultado de sus políticas públicas, ejemplo los programas sociales, los acuerdos que tiene con otros gobiernos como el caso reciente con EU.
Saber también porqué la lucha contra la corrupción, su principal bandera, es selectiva, pues muchos funcionarios del actual gobierno han sido denunciados y exhibidos sus actos de corrupción. Pero no se les investiga, al contrario, desde la autoridad se les exonera y se descalifica a quienes los denuncian. Sanear la vida pública es imperativo. Es parte de una transformación que debe ser práctica cotidiana.

Y eso para no llegar a la convicción de que estamos en el país de más de lo mismo.
Como por desgracia sucede.