29
Sun, Nov

LA RESPUESTA DEL PAPA FRANCISCO...A Propósito

Opinion
Typography

La respuesta que el Sumo Pontífice de la iglesia católica le dio al presidente por conducto de la señora Beatriz de López Obrador, respecto al perdón que se le pidió al Vaticano “por los agravios cometidos por los religiosos españoles durante la conquista”, fue diplomática, escueta y contundente: “No se canse...y siga adelante”, dijo en su misiva el Santo Padre. Solo don Francisco sabe el sentido exacto de su respuesta, lo cierto es que no aludió el fondo del asunto y más bien, reiteró con un No al requerimiento del jefe de gobierno mexicano.


En un comunicado explicó, sólo en el caso de los documentos históricos como los Códice maya y de la antigua Tenochtitlán, que esos documentos no pueden darse en calidad de préstamo y sus razones tendrá. Sobre el penacho de Moctezuma, igual, se niega el gobierno austriaco, tan siquiera aludir el tema. Fue una pérdida de tiempo el pedido que hasta se calificó de ridículo. Bien, ¿tiene sentido remover el pasado que data más de 5 siglos, cuando ni siquiera existía el estado-nación? ¿Los pueblos originarios se reivindican con ese perdón, por el hecho de haberles cambiado su fe idolátrica y convertirla en el cristianismo católico, aún cuando fuera mediante el arma de la mentira, la superstición, la ignorancia, la tortura y el miedo? Hay que aceptar, que poco de lo que hoy es el componente social del pueblo mexicano, es autóctono. Somos, en inmensa mayoría producto de la fusión de dos culturas. Y si, aún persisten grupos originarios en la geografía nacional. Pero estos, como el mestizo, han sido atrapados más por la cultura de occidente, de los gringos, que hoy por hoy ejercen un dominio muy sustancial en nuestro estilo de vida. Nada más habría que ver lo que en las últimas décadas comemos y tomamos, la música a veces muy estridente, que oímos. Habría que ver también la predominancia del idioma inglés en la formación profesional, casi como una exigencia, académica, de los adolescentes y jóvenes de México.
Si hubiera interés en los pueblos originarios, sus costumbres y tradiciones, su situación social y económica, mucho mejor sería instrumentar políticas públicas eficaces, sin demagogia, para rescatar, sin sacarlos de su hábitat, a esos pueblos cuya marginación y desigualdad en comparación con otros núcleos humanos es deprimente y doloroso.
Los gobiernos, poco o nada han hecho por arraigar a los indígenas en sus comunidades, creando infraestructura en todos los órdenes para darles empleo y con ello mejorar su condición de vida.
Veamos en la región del Istmo: los zoques de los Chimalapas han sido desplazados de su territorio por la oligarquía criolla mestiza, los chiapanecos, que han depredado brutalmente su selva y su fauna. Los Ikots, huaves, de igual manera, nunca han visto mejora en sus condiciones de vida a pesar de los programas que los gobiernos han implementado y que solo han sido botín de políticos sin escrúpulos. ¿Hay certeza de que el Tren Interoceánico, a su paso, se convierta en un verdadero polo de desarrollo regional que beneficie a los grupos humanos que habitan en ese que dicen, será un corredor que detone ese tan cacareado desarrollo? Dicho Tren, ¿no será víctima de los que un día si y otro también bloquean carreteras ahora las vías, afectando impunemente a los que por suerte transitan por ahí? En fin, un tema extenso e interesante.