12
Tue, Dec

Vientos de Octubre

Opinion
Typography

Cada quien tenía pensado que hacer el pasado 8 de Septiembre. Seguro que alguien tenía pensado viajar, y puso seguro a sus puertas porque bastaba jalar su maleta preparada e irse.


Sólo que ese jueves un poco antes de la media noche empezó a temblar... La casa inició moviéndose de oriente a poniente. En mi caso presentí que perdería la casa al principio, luego en la parte cumbre del terremoto presentí que perdería la vida: Que era el final...! Sólo oí que las tejas caían con estrépito.
Sentí el polvo y la casa, los árboles parecían ser arrancados desde su raíz por la gran fuerza que sacudía la tierra. Cuando por fin vino la calma y oí a mis familiares que preguntaban azorados si estaba vivo! Desde ese instante la familia se agrupó como para protegerse, para darse valor.
Los daños no los vi en medio de la noche. Hasta que amaneció aquel viernes 8. Entonces el portón caído, la barda, la cocina exterior que tenía horno de adobe; la casa llena de grietas. Columnas que si apenas se sostenían...Era una calamidad.
Desde ahí los días aciagos que vivimos, compartimos por donde quieras y busques andar en Juchitán. Sea la Quinta, Séptima, Cuarta, Primera, Segunda. Los dos Cheguigos, la Reforma, el fraccionamiento La Riviera. La verdad! Es que el terremoto fue democrático: Agarró Parejo.
Busco frases ad hoc a esta circunstancia nuestra:" el optimista ve en una calamidad la oportunidad de crecer y el pesimista ve en cada oportunidad una calamidad", " el dolor es la piedra clave de la madurez"," todos los afanes del hombre, son vanos"," y tú que te creías el rey de todo el mundo".
Del terremoto sacamos la conclusión que no somos nada. Para qué sirvió apropiarse un pedazo del callejón, tomar un tramo de calle al levantar la barda, con autorización del Regidor. Claro! Con un moche! De no dar al municipio una regiduría de Cultura, de no dar cuenta de los 65 millones recibidos por uso de suelo de los eólicos, de no hacer una Fiesta Pueblo el pasado mes de mayo, donde compartiéramos debajo de una enramada oyendo una banda de música. Donde comiéramos y tomáramos aguas frescas ofrecidas por el Ayuntamiento. Nada de eso! Y en pleno terremoto tampoco, a Los Topos ni siquiera café y pan por parte del DIF; y la verdad! Que por el 9 de septiembre en la noche, mientras las máquinas movían los escombros del Palacio, tuve necesidad de beber un cafecito, un totopito con frijol. Pero nada!.
Los regidores ausentes, la presidente ni se diga. De nada pues ha servido tener autoridad, fue la gente pobre la que sirvió un taco, un cafecito a Los Topos, que se regresaron a su lugar de origen sin siquiera una constancia de gratitud.
Amigos, vamos cumpliendo ya! Un mes del terremoto. Es natural que estemos asustados, tristes, desvelados por dormir en la calle, bajo lluvia. Eso! Sí unidos en familia, con vecinos.
Y al encontrarnos, saludarnos con amabilidad, porque es natural que estemos resentidos y busquemos " quien nos lo pague". Esta desgracia puede llevarnos a conflictos familiares, un saludo puede parecer …