22
Wed, Nov

Bella luna de Noviembre

Opinion
Typography

Juchitán de Zaragoza, Oaxaca.- Si acaso vieras el cielo en estas noches verías una bella luna. Dicen que la más grande se verá en la noche del próximo 14. Que no se había visto desde 1948, será cuando la luna estará más cerca de la Tierra.


La luna tengo la impresión que es una mujer: sus diferentes cambios, fases crecientes hasta llegar plena en la Luna llena; y luego su ritmo decreciente: Menguante: cuarto menguante. Como la mujer contenta, plena, feliz, y luego sus depresiones, achaques, su dolor de vientre menstrual, su mal humor a veces notables, su dolor de cabeza--" no hay mujer que no le duela la cabeza."-- proverbio árabe-. Sus cambios inesperados, impredecibles; su presencia bella, plena, dulce, tierna y la única capaz de dar ternura y, hacer plenamente feliz al hombre - o al revés- . Su magia, su misterio es como la luna: Su Menguante y su Creciente. Creo que nuestro gran compositor Jesús Rasgado así lo resume en su canción: la vida es un momento; para tener una mujer hay que sufrir, saber vivir, saber perder. A una mujer se necesita comprenderla, a una mujer se necesita no ofenderla...Puedes oírla en youtube con la voz de Martha Toledo. Haciendo un paréntesis: la casualidad hizo que una fotógrafa coreana que visitó Juchitán - hace tal vez 7 años- me entregara fotos, varias de doña Martha Toledo - muy bonitas-, y una, de mi hermana Chica. Aproveché un viaje a la Ciudad de Oaxaca para entregársela a doña Martha. Quedamos en vernos en la terminal ADO, mientras la esperaba tomé un café ahí. Llegó, vio sus fotos una por una, me miró agradecida, emocionada y me dijo en forma inesperada: te voy a cantar una canción! Y cantó La vida es un momento. Ya se imaginarán! Cómo me sentí, cómo guardo aquel momento de ensueño que fue siendo privilegio que disfruto hasta hoy. Gracias, Martha Toledo.
- o -
La sonata Claro de luna de Beethoven: bella, lánguida, sentimental. Hizóme favor el Lic. Ricardo Pineda de enviármela en Video, de ahí el tema de hoy que me inspiró ayer al anochecer oír a Beethoven, ese genio compositor alemán, que al final de su vida estaba completamente sordo. Había nacido en 1770, y compone su sinfonía cumbre La Novena sinfonía, llamada Oda a la alegría. Es en verdad una gratitud a la belleza de la vida. Más nosotros los istmeños en esta calamidad y hora aciaga que vivimos desde aquella noche de luna enigmática, como roja de aquel 7 de septiembre, noche de terremoto, que vino a destruir Juchitán nuestro! e Ixtaltepec apreciado. Esta Novena Sinfonía se estrenó en un teatro en Viena en una noche de 1824. Esa noche el público del teatro pleno se puso de pie para aplaudir al genio de Beethoven; él sordo, no oyó los aplausos, hasta que uno de los músicos lo tomó del brazo para voltearlo y así ver la ovación de la que era objeto en esa noche de estreno.
Amigos, si algún día filmaran la demolición múltiple y constante de nuestras casas aquí en Juchitán. Sin lugar a dudas, el fondo musical de este filme sería La Quinta Sinfonía de Beethoven.
Que tengan mis amigos un buen y lindo día. Gracias.