16
Fri, Nov

La Elección Municipal: Algunas Reflexiones

Opinion
Typography

Concluida la etapa de resultados preliminares de la elección del Ayuntamiento de la Heroica Ciudad de Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, en 126 casillas instaladas el primero de julio, un total de 48,846 personas acudieron a votar por las diversas coaliciones y partidos políticos para elegir al próximo presidente municipal y las planillas de concejales para el periodo constitucional 2019-2021.

Sin duda fue una elección de las más concurridas en la historia del municipio juchiteco, que de por sí torna el proceso local en un escenario desbordadamente apasionante. Inédita pues, ha sido la respuesta ciudadana en esta competencia cívica que fue coronada ´por la paz y la civilidad de los actores políticos. Prevaleció la madurez y la sensatez de los contendientes.

Como nunca antes, la segunda incursión del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), en coalición con el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Encuentro Social (PES), alcanza un triunfo apabullante, abrumador, frente a la coalición conformada por el PRI, PVEM y PANAL; la coalición integrada por el PRD, el PAN y Movimiento Ciudadano y el Partido Social Demócrata (PSD). Los números hablan por sí solos: Emilio Monteo Pérez (MORNA-PT-PES) se alza con 24,360 sufragios, le sigue Hageo Montero López (PRI-PVEM-PANAL) con 12,163 votos, en tercer se ubica René Vásquez Castillejos (PSD) CON 5,356 boletas y en un lejano cuarto lugar se coloca Claudia Valeria Hernández Esteva (PRD-PAN-MC) con 1,967 nominaciones.

Por lo tanto, el virtual ganador de la contienda municipal, Emilio Montero Pérez, con el 56% de las preferencias ciudadanas, obtiene no solo una victoria avasallante, sino de una legitimidad inusitada, por lo mismo encabezará un gobierno legal y legítimo, pero sobre todo, un gobierno municipal fuerte por el acompañamiento de la sociedad juchiteca; porque si bien supo construir con mucha inteligencia una alianza con alrededor de 38 organizaciones sociales y políticas y sumar a las diversas expresiones de la vieja guardia coceista, es indubitable que la sociedad civil jugó un papel preponderante en el éxito de la campaña.

El empoderamiento ciudadano, sin lugar a dudas, es una de las mayores fortalezas de la nueva administración electa para llevar a buen término los postulados de los ejes de gobierno y el consecuente plan de desarrollo municipal; caminar de la mano con una ciudadanía participativa garantiza la reconstrucción y la transformación ordenada de la cabecera y las agencias municipales, pero además, fortalecerá las políticas de transparencia, la rendición de cuentas, la honestidad y la austeridad en el ejercicio de gobierno.

Con este altísimo bono social, la planilla ganadora deberá desechar las prácticas nocivas que tanto han agraviado y han lastimado a la ciudadanía como la arrogancia, el menosprecio, la improductividad, la prepotencia, el saqueo y el “moche” que encarece la obra pública. En manos del nuevo cabildo está la decisión de caminar con el pueblo y junto al pueblo, la mayor cuota de poder se le debe dar al pueblo juchiteco.

Ha quedado muy claro que Emilio Montero Pérez, un joven y fresco proyecto político, encarna la esperanza de un pueblo ávido de justicia y de gobernantes que le sirvan a la gente; su reto es mantener viva esta esperanza en él depositada, por lo mismo, deberá predicar con el ejemplo en la difícil tarea de gobernar, como dijo durante la campaña: “cualquier ciudadano puede ser presidente, pero no cualquiera puede hacer un buen gobierno”. Sus palabras y sus actos le depararán un futuro promisorio o la condena de la historia.

Juntos Haremos Historia, pero una historia llena de coraje y dignidad por la grandeza de Juchitán.