22
Sun, Oct

Me he reservado hacer comentarios o realizar alguna publicación que aluda a la variada propagación de campañas políticas que han invadido con extravagantes difusiones las calles de mi pueblo. Hoy, he decidido escribirles en mi calidad de ciudadano “desencantado” por las formas de gobierno que han provocado una decadencia rocambolesca en nuestra ciudad, convirtiendo a la heroica en moribunda Juchitán.

La comparación sobre incidencias delictivas, saliéndonos de nuestro contorno, pareciera mejorar. Nos atrevemos a mencionar que fuera de México, el ámbito gubernativo mejora. La revisión de presuntos avances en materia de responsabilidades compartidas socialmente hablando y su relación con el gobierno, son ventajas admirables en otros países, aunque no se comprenda la ilegitimidad de lo abarcable en aspiraciones genuinas, por medios inadecuados a la norma esencial.

’Salamander law’ es el nombre que recibe el fenómeno de hacer de un distrito caprichosamente dispuesto para el voto concentrado de un partido político o candidato, la seguridad de ganancia electoral. La forma de Salamandra, es la exageración caricaturesca de cómo se ve un distrito hecho ex profeso para ganar a costa de todo. En nuestro contexto, la iguana pudiera ser la figura equivalente a la salamandra. Este artículo entonces debió llamarse: ‘Iguana Law’.

Gran parte de quienes escriben sobre las velas juchitecas, dan santos y señas, sobre con qué vela se empieza y con qué velas se termina, calenda, regadas, contingentes, padrinazgos y madrinazgos, capitanías, exigencias en la vestimenta, quema de armazones pirotécnicos, sombreros Charro 24, cerveza y mezcal, música de viento y orquestas de pretensiones económicas o de fama internacional. Juchitán se luce porque su población se demuestra anfitriona y enmarca su situación social desde la motivación que le permite alternar sus fiestas tradicionales con su economía de empuje que no se vincula todavía a dependencias externas.

Una de las características más sobresalientes de los zapotecas del Istmo es su amor propio. Ello los empuja ha querer sobresalir en diversos ámbitos de la vida cotidiana, como el comercio, las letras, la política o las ciencias.