21
Thu, Jun

Nicolás Alvarado es un extraordinario polemista que sabe que pudo lidiar con el laberinto en el que supuestamente había metido a la UNAM, lástima que su renuncia ya se consumó, a costa de una mayoría tiránica que subió miles de firmas de un plumazo por el presunto ataque que aquél le propinó al Divo de Juárez en ocasión de su muerte y de recordar su música y atavío, de paso. Ya no nos dio tiempo de aventajarle la jugada que pudo esgrimir todavía, aun con el rigor de la “lógica reactiva” (no hacemos cosas relevantes, pero quitamos de en medio lo que nos estorba). Esa “renuncia” sobre un escritorio lo esperaba con la tozudez que una personalidad como la de Nicolás Alvarado puede jactarse de “asumir” y de verse reflejada en el halago que la “minoría” se gana a cuestas, cuando lo ramplón y lo presumido se contagia en las masas.

Lo que escuché y vi (en youtube) en la presentación del más reciente libro de poemas de Natalia Toledo “El dorso del cangrejo” realizado en la librería El Péndulo en la Ciudad de México no fue solo la presentación de un texto de palabras flor, sino también el espacio en el que flotaron palabras vestidas de denuncia y grito desgarrado.

A una semana de haber iniciado el nuevo ciclo escolar 2016-2017 como lo marca el calendario oficial de la Secretaría de Educación Pública en el territorio nacional, en Oaxaca la Sección XXII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, acuerda intensificar su lucha para derogar la Reforma Educativa.

No cabe duda que el manejo responsable en la conducción de las finanzas públicas es la más correcta, permite la aplicación sobria de estos en las necesidades apremiantes de la comunidad que se gobierna, arrojando como resultado el aprovechamiento adecuado del dinero.

El pasado sábado 20 de agosto el Tribunal Electoral del Estado de Oaxaca (TEEO) ratificó el triunfo en las urnas de Gloria Sánchez López, que la convierte en la primera mujer que habrá de gobernar esta heróica ciudad, estigmatizada de matriarcado.

Pasadas las elecciones estatales en la que aquel 5 de junio el Partido Acción Nacional (PAN) se llevó 7 de las 12 gubernaturas (tres en alianza con el Partido de la Revolución Democrática, PRD), el presidente de esa organización política Ricardo Anaya Cortés, viene envalentonándose de que su partido abanderó varias causas importantes que dieron como resultado el triunfo de estos gobernantes electos cuya acción colectiva vinculó personalidades polémicas como Yunes en Veracruz, Corral en Chihuahua y Cabeza de Vaca en Tamaulipas