16
Mon, Jan

En materia social, la predicción puede moverse sobre canales de validez o confiabilidad, objetividad y autenticidad; sobre todo si de comunicar algún ensayo libre a los estudiantes se trata, pues serán evaluados técnicamente por estas características al salir del laboratorio del aula, para contrastar en campo sus apreciaciones sobre el tema. La sociedad mexicana, temerosa de perder su certidumbre financiera, que ya de por sí es volátil, envió a sus intelectuales a presumir la moral alta de este país, para secundar la idea descabellada de parar la candidatura deTrump, en ascenso vertiginoso.

Algunas versiones actualizadas del profesorado insisten en aventajar al estudiante en su contenido de aprendizaje, de tal manera que centrarse en él, consista en la elaboración de un plan de acción, cuya trascendencia a resolver problemas, ensayar una participación colaborativa, problematizar un área de oportunidad, alentar una investigación de caso o proyectar la intervención en un contexto determinado, sea dejar al profesor como un acompañante que sirva de vínculo programático de las tareas a realizar, pero que no persiga interés de aislar al estudiante, tanto en su proceso como en su resultado, de las ventajas competitivas y comparativas que reclama el mercado laboral.

Me sostuve hasta el último segundo de ayer, de que mis predicciones iban a confirmarse hoy. Lo publiqué desde marzo de este año. Persistí en decirlo a finales de septiembre. Discutí hasta el cansancio, debatí en el muro de Cortamortaja. El ambiente era el mismo que ha caracterizado a esta nación, el sentimentalismo apabullante, que ya no está de moda, acartonado, vacío, tradicional, obcecado, ingenuo.

Indudablemente, las redes sociales son una herramienta de sumo interés para cualquier mortal. Se ha dicho también que Facebook es la herramienta más competente para afianzar emociones en círculos de aprendizajes. Es el primer contacto entre el estudiante y su contexto. Incluso, la alfabetización digital (Web 2.0), ahora intenta ser un recurso cultural para acometer juicios críticos y comportamientos discretos que afiancen el respeto, la solidaridad y ayuda mutua, con el propósito de aumentar los entornos de aprendizajes colaborativos.

Son tiempos de cambios de estafeta, el caos político en el que se encuentra la entidad, no se aleja para nada de la realidad nacional, donde las cuotas de poder se encuentran a la orden del día.

En últimas fechas el hartazgo social se observa abiertamente en todas y cada una de las manifestaciones de la sociedad, una sociedad que se encuentra secuestrada por los grupos políticos y por los políticos mismos, sin embargo esta sociedad mira complaciente el reparto del poder y la impunidad en sus narices y se mantiene ajeno a lo que ocurre a su alrededor, como un espectador antisocial.