21
Tue, Feb

Ante el drama político que vive la Heroica ciudad de Juchitán de Zaragoza, Cortamortaja, rescata entre los archivos de la Revista Proceso, la nota periodística, publicada el 12 de agosto de 1989, por Elías Chávez, que provocó el coraje y encono de los coceístas contra la Revista en su momento, aclarando que en ese entonces no se le habían eliminado los tres ceros al peso mexicano, respetando toda la publicación.

Las transiciones, no se habían dado en Oaxaca. Vivir esa experiencia nos comportó pasar por una certidumbre de cambio que pudo obtenerse a conciencia, de no ser por lo complicado que es manejar los destinos de este estado pluricultural y diverso: Oaxaca. Un sexenio le duró a la transición política consentir el comedimiento de nuevas caras y estilos de administrar, que si bien no fueron espectaculares, tampoco podemos darnos el lujo de colocarla en el banquillo de los acusados por un periodo que no permite, en términos técnicos, realizar pulsaciones o diagnósticos concretos sobre rasgos administrativos que necesitan de un estudio prolongado para disponer de consideraciones apegadas a la proporcionalidad del margen de error.

Se cumplieron ya 48 años de la masacre del 68, las calles de la ciudad aún conservan el sonido del lamento y el dolor, la rabia que encierra el coraje reprimido.

Como resultado de un modo electoral de adjudicarse una ganancia efectiva y hacerse realidad tras varios patrones ingenuos de comportamiento provenientes de la oposición interna que argumentaba (si a eso se le podría llamar “argumento”) “pecadillos” de los Murat que ni siquiera trascendieron la próxima milla en el tramo de nominación a la candidatura al gobierno del Estado, el primero de diciembre, el templete ya esperará a Alejandro Murat para asumir el mandato constitucional que le favorecerá, durante seis años.

Lo cierto es que, los problemas y necesidades de Juchitán, son de gran magnitud y consecuentemente, los recursos para cubrirlos son enormes; sin embargo, aún bajo tales condiciones, se atrevieron llevar a la práctica acciones de sangrado financiero al desperdiciar millones de pesos como pago de favores electorales, tanto en nóminas para aviadores y lagartos, así como para la realización de obras de infraestructuras en colonias populares a base de presiones y chantajes, incluyendo la electrificación en terreno invadido en zona federal sobre la carretera panamericana, en donde se observan seis mufas solitarias, como apartando espacios. ( se recomienda una visita a la altura del Imeca, cerca del camino carretero bizeé beete). En este acontecimiento se refleja un cinismo inconcebible del presidente municipal, al poner un letrero con adornos anunciando la electrificación de dizque una colonia llamada “Guanacaste” en los acotamientos de la carretera.