07
Fri, May

Juárez VS Melendre

Arte & Cultura
Typography

Benito Juárez, el político más homenajeado de México, tuvo varios adversarios acérrimos. No sólo Maximiliano de Habsburgo o los conservadores, como Miramón o Zuluaga. La lista de sus enemigos incluyó, al final de sus días, al más leal de sus seguidores, al mismísimo Porfirio Díaz Mori, quien se levantó en armas contra él después de finalizada la guerra de Intervención Francesa y el Segundo Imperio.

La vida de Juárez estuvo llena de traiciones a sus simpatizantes, la primera de las cuales fue contra el juchiteco José Gregorio Meléndez, apodado Che Gorio Melendre.

En aquella época, nuestro país vivía repetidas convulsiones políticas. La división entre realistas e independentistas, derivó entre centralistas y federalistas para, finalmente, quedar entre conservadores y liberales. Representaban lo mismo, pero con diferente nombre.

En el Estado de Oaxaca los conservadores dieron un golpe de estado en 1847, conocida como 'rebelión de los polkos'. Dicho movimiento fue replicado en el Departamento de Tehuantepec. Desde el barrio de San Blas, reconocieron al gobierno oaxqueño. El resto de la ciudad, así como los juchitecos encabezados por Melendre se opusieron a los 'polkos' y lanzaron un plan desconociéndolos.

El Istmo se mantuvo independiente del gobierno central durante todo ese año. Ello permitió que los liberales recuperaran el poder. Como "recompensa" por los servicios prestados a la causa liberal, Melendre fue nombrado Coronel de la Guardia Nacional, máximo cargo al que se llegaba en los ejércitos estatales de la época. Lo entrecomillo, porque a Melendre le correspondía la gubernatura del departamento, que había arrebatado a los conservadores. Juárez, como gobernador del Estado, lo destituyó de tal cargo.

Una vez afianzado en el poder, Benito Juárez se puso del lado de los adinerados de la época, quienes codiciaban las salinas costeras del Istmo de Tehuantepec. Amparados en una compraventa arbitraria, el ex presidente de México, Javier Echeverria, reclamaba el uso exclusivo de las minas de sal, a lo que los istmeños se opusieron.

En 1850 el gobierno de Oaxaca por fin mandó un batallón de la Guardia Nacional para garantizar la posesión de los pretensos dueños de las salinas, así como de unas grandes haciendas llamadas 'Marquesanas' (nombradas así en honor al conquistador Hermán Cortés, Márques del Valle). Pueblos zapotecas, huaves y chontales se opusieron.

Finalmente, el 14 de abril de 1850, en el pueblo de Juchitán, un acto público terminó en una batalla entre soldados y paisanos. Ese día Melendre debía entregar los Títulos Primordiales de la comunidad a los enviados del gobierno. Sin embargo, ante el intento de detención de Melendre, el pueblo se enfrentó al ejército, propinándole una estrepitosa derrota.

Ese día comenzó la llamada Revolución de Juchitán o la Rebelión de Che Gorio Melendre, que duró tres años, costó cientos de vidas humanas y finalizó el 29 de mayo de 1853 con la proclamación del Istmo en Territorio Federal, por el Presidente de la República, Antonio López de Santa Ana.

Desde 1850 Melendre no volvió a confiar en los liberales ni en Benito Juárez. Al año siguiente se revelaría el tehuano Máximo Ramón Ortiz, quien también fue traicionado por "el coloso de Guelatao", a pesar de la lealtad a su causa personal y de su compadrazgo personal.

El tiempo confirmaría el carácter arbitrario del abogado, quien murió siendo Presidente de México, sin amigos, pero con muchos lacayos.