20
Fri, May

Viajar ilustra

Articulos
Typography

"Hoy vive en Ixhuatán, y cuando le preguntan por mí - responde, que estoy en un lugar llamado Berkley, Chicago- y como poniendo en duda el tamaño del mundo- .Agrega : - ha saber si existen esos lugares." -Retrato de mi madre; Andrés Henestrosa-.

Los viajes ilustran, es la frase común en el habla cotidiano; viajar en autobús, avión, barco. Es viajar en el tiempo llenando nuestros poros de nuevo idioma, nuevo clima, música, comida distinta, paisaje por descubrir. Dejar la casa o el pueblo en busca de letra, estudio, aprendizaje es la aventura más emocionante que existe y que nunca se olvida, desde la fecha y año del inicio del viaje. Al narrar las perpecias del viaje muchos años después, está firme en la memoria la fecha y nombres de personas que se conoció o propició el viaje. Lo más normal es emprender el viaje por estudiar; dejar la casa por ir a estudiar; el aprendizaje es una verdadera necesidad para el ser humano sensible. Me imagino que Benito Juárez dejó de madrugada Guelatao para caminar bajando y subiendo cerro hasta llegar al atardecer a la Ciudad de Oaxaca, aquel 17 de diciembre de 1818. Y cómo es que don Antonio Salanueva, ha solicitud de su hermana Josefa - cocinera en la residencia de la familia Maza-; que llevara a Benito a su taller de encuadernación y le enseñara su oficio:- llévelo! Padre y enséñale! Su oficio-. Juárez creció entre libros viejos por encuadernar. En este oficio de encuadernador, trata libros y los lee; y éstos abren los ojos del hombre. La necesidad de leer y de conocer otro idioma fue lo que lo impulsó abandonar la casa de Guelatao, a pesar de sus amigos del pueblo, con quienes como lo escribió él años más tarde: - con quienes se cultiva afectos que hacen difícil la separación -.Muchos hay que dejaron el pueblo para emprender el viaje que en sí es la vida. Ayer la afortunada coincidencia con el profesor de inglés Augusto Jiménez, junto con otro amigo Pedro Rivera en el restaurante del Inter, agarramos los 3 una plática, sabrosa puedo llamarle. Porque Augusto al saludarle le recordé mi encuentro con él en la prefectura de la Vocacional 5 al inicio de Mayo de 1976; escuela donde yo era un joven profesor. Recuerdo que Augusto me comentó que acababa de regresar de Londrés; que ahí vivió un año estudiando en la Universidad de Kent At Canterbury, 2 semestres. El caso es que decide irse a Gran Bretaña por barco. Y sucede que en marzo de 1975, en esta aventura de gran viaje y casi sin dinero; estando en San José de Costa Rica él supo de la llegada de una comitiva artística encabezada por doña Esther Zuno de Echeverría. Y sin más, Augusto al buscar saludarla, la dichosa fortuna de la casualidad hace coincidir con ella saliendo con su comitiva del hotel Bemoral donde estuvo hospedada. Esta comitiva artística inició su viaje desde la Habana, Cuba. Fue mi amigo el gran Chaparro de Oro don Carlos Robles quien me platicó extenso este gran viaje por barco. Llegando finalmente Acapulco, Gro. Dónde los esperaba el presidente de la República. Antes, atravesar el canal de Panamá, de haber visitado Kingston Jamaica ; Venezuela, donde la juchiteca bella doña Criseria Bustillo que ahí vivía; ella al oír la banda del maestro Carlos Robles interpretar La Sandunga, ella sin más se desmayó. Amigos, volviendo con mi primo Augusto Jiménez. Al saludar a doña Esther Zuno, él le pide apoyo económico para su viaje a Londrés; ella le encarga a su secretario de apellido Ambriz que atendiera Augusto; éste de su cartera saca 200 dólares, se los entrega. Y sabiendo que en la comitiva venía don Carlos Robles, en otro momento lo aborda y le pide prestado otros 200 dólares, firmando un recibo para que regresando don Carlos Robles a Juchitán lo cobrara a su padre don Cecilio Jiménez- más conocido de la tienda Chavita del mercado-. Es así que Augusto ya con dinero se dirije al Canal de Panamá, donde compra su boleto para embarcarse a Londres, boleto que le costó 350 dólares. Amigos, la vida es un paseo lleno de aventuras, si el viaje es en la flor de la juventud, qué! Dicha. No hay obstáculo que no se pueda vencer, llámalo hambre, sueño, nostalgia,...La juventud es divino tesoro, tan lleno de energía y de magia que todo acontece en pro; es el viaje en viento en popa; es el mar tumultuoso como la pasión entre hombre y mujer, es el río caudaloso y turbulento mismo de la vida. Sólo que preciso, la turbulencia cristalina del agua que corre que es la juventud. Al fin Augusto Jiménez desembarca en el puerto de South Hampston, cercano a la Ciudad de Londres. Ahí se comunica con la joven Janet Meynell, casada con Guy Groen, un holandés; que los dos visitaron Juchitán en el verano de 1974. Y Augusto entonces les dio hospedaje en su casa por 4 días. Estudia ahí en Londres, y lo que es un país civilizado, sus universidades son de prestigio, Londres mismo es un museo, la casa de Newton, Cavendish - con cuyo dinero se construyó el laboratorio Cavendish, donde Rutherford en una tarde de llovizna pertinaz descubrió el núcleo del átomo -; la casa de Churchill, Fleming...Puntualiza Augusto que en toda Universidad, ésta ofrece a sus alumnos servicio de alimento gratuito. En mi caso ví en la Habana, los estudiantes y profesores que salían al desayunador las 10 de la mañana. Augusto nos habló del breakfast- desayuno-, de 8 a 9 y media de la mañana; del lunch de 12.30 a 14 h; del dinner- cena-, de 17.30 a 17 h. Amigos, viaje usted que los viajes ilustran, cultivan, recrean los ojos y el oído. Ver el Támesis, el Sena, Nilo, Amazona, Yangtzé,...Nuestro río de Las Nutrias- biiku nisa-; que fluye como la vida hasta llegar a la mar. Buen viaje hoy, mis amigos. Suerte!.