18
Mon, Oct

Fin de los juegos Olímpicos de Tokio

Articulos
Typography

"Todo tiene su final, nada dura para siempre.
Tenemos que recordar que no existe eternidad..."

Así reza una canción al ritmo de salsa que canta Héctor Lavoe. Amigos, todo final es triste, melancólico. Termina con luces de fuegos artificiales configurando en el cielo los 5 aros de los Juegos Olímpicos: ahí el verde, amarillo, azul, rojo...Los aros enlazados, enlazando la atención, la emoción, la alegría del mundo en esta hora de la Pandemia. Aquí recuerdo una anécdota cuando alguien le dijo a Zenón el sabio griego - 334a.C-260 a C-.: Ustedes los griegos no son más que unos niños...: Cierto le respondió el sabio: Sólo que de nuestro juego, el mundo está pendiente. Así es amigos, aquellos juegos organizados por Heracles - al que los romanos llamaron Hércules-; casado ya con Deyanira la hija del dios del vino Dionisios; él Hércules organizó los primeros juegos Olímpicos coronando al ganador en las distintas disciplinas deportivas de entonces con una corona de laurel a su cabeza- no dinero como premio, porque él después de realizar los 10 trabajos peligrosos impuestos a él, por Hera; él no cobró-.
Amigos, queda pues sólo el recuerdo de estos juegos Olímpicos de Tokio 2020, según el presidente del COI Thomas Bach- comité olímpico internacional-: fueron unos juegos sin precedentes; ora llevado a cabo con estricto protocolo de seguridad y de higiene por la Pandemia que azota al mundo. Agradeciendo el servicio, la atención de Seiko Hashimoto, la presidente del COI local: "Siempre atenta, amable, con nosotros; sobre su gran responsabilidad como coordinadora aquí en Tokio, en todo lo que concierne a los juegos.
Agradezco también los casi 71,000 voluntarios que con su servicio dentro del estadio olímpico y fuera, hicieron posible estos juegos aquí sin precedentes." Amigos qué decir de la participación de los mejores deportistas del mundo, las chicas de hermosos trajes de natación artística; l@s atletas de Jamaica; los hombres de casi 2 m de altura y de casi 120 Kg de peso de los lanzadores de discos martillo; hombres gigantes y bonachones, amables, siempre risueños. L@s gimnastas, l@s grandes nadadores; los de pentatlón, l@s volibolistas, l@s cargadores de pesas, las luchadoras de karate, l@s de baloncesto; ciclistas, boxeadores... Aquí los güeros, los rubios, los morenos con barbas como los turcos, los negros grandes atletas.
Fue emotivo que en pleno ritual de la clausura de los juegos de Tokio 2020, el mundo viera la premiación con medalla de oro de Kenya- mujer y hombre-. Los juegos Olímpicos son del mundo, vinieron a distraernos de la angustia, tensión en nuestras vidas por la Pandemia. Es mejor el deporte que la guerra, es mejor la paz entre las Naciones. Ver hondear la bandera de cada país, escuchar el himno del país del ganador o ganadora. Aquí se exaltó lo justo de cada competencia, con respeto, sin discriminación; de ahí que el país con más medallas de oro- E.U; 39 y China, 38, seguido de Japón-; no hubo preferencia para entrar al estadio olímpico; entraron sin orden de ganador o triunfador. Y la verdad que me llamó la atención que la gobernadora de Tokio, entrega la bandera olímpica a la alcaldesa de la Ciudad de París; sede de los juegos Olímpicos en el 2024. Sin que tenga que ver reflexiono que la Ciudad de Roma también es alcaldesa. Es hora de las mujeres en el mundo. Enhorabuena! En mi caso como juchiteco, estoy habituado ver que es la mujer la que manda, hasta gusto me da que así sea y en mi caso cuando necesito ser aconsejado de algún asunto o tema especial, acudo al mundo de las mujeres. No hay racismo, no hay diferencia por color de piel o por idioma. Todo es bello, todo es armonioso. Aquí agrego con el permiso de ustedes; que estudié en la primaria y en la Secundaria con Ciro Shibayama, hijo del japonés don Óscar que vino a vivir entre nosotros los tecos, pasada la segunda guerra mundial. Ahora, Ciro Shibayama habla zapoteco, imagínese oír un japonés hablando zapoteco.
Nosotros los tecos practicamos o jugamos el porrazo, un juego cuerpo a cuerpo entre Taekuandó y lucha libre. Eso sí! Vi de niño a Juan Chee'nu alzar un hombre y azotarlo al suelo- éste llorando después como un niño-. Era usual que en las peleas callejeras un hombre baje la cabeza y arremeta contra su oponente, alzarlo y luego rápido azotarlo en el suelo...Algunas palabras en zapoteco como: gudáa'- ven-;xi nou'- qué dices?-; ja!...guiixaa' - qué? idiota!-; udoó'- come-; ti' bixiidu'- un beso; náa'- yo-; li'- tú-. Ha mí me suenan un poco ha japonés. Las banderas del mundo, el nuestro: verde, blanco y rojo, y un águila posada sobre un nopal devorando una serpiente. Los himnos del mundo cuando se entonan nos hacen llorar, porque han sido la herencia espiritual de nuestros abuelos, viene de muy lejos, vienen de muy hondo de nuestros corazones.
Los sentimientos de la humanidad son los mismos en cualquier parte del planeta: la sonrisa, la tristeza como el llorar; son sentimientos universales, como el aire que todos respiramos, por eso: Por quién doblan las campanas?... Están doblando por ti. Cuídense. Gracias.