20
Fri, May

HUMORISMO FORMAL DIEZ

Articulos
Typography

EL CASO DEL LECHERO ASTUTO: Este humilde plumífero (persona que escribe) peregrinando entre la gente de la calle, llegó a sus intrépidos tímpanos la historia de un sagaz valedor de nombre Rosalino Castro Náfate quien fue mejor conocido en este pueblo “gulucheño como “Tío Rosa Castro” y bien, este humilde campesino dejó muchas historietas para las generaciones de su pueblo, una de ellas quizá las mas conocida es la siguiente:

Cuentan que Tío Rosa iba todos los días al otro lado del río Zanatepec a ordeñar unas vaquitas que tenía en su corral de aquél lado y diario regresaba con medio cántaro de leche puesto que sus famélicos cuadrúpedos no daban más de este líquido lateo, cierta mañana venía cruzando al río, éste había crecido arrastrando en la corrientes las aguas cristalinas, de repente el tío se dio un resbalón con una piedra perdiendo el equilibrio y embrocó el cántaro derramando la leche en el agua, al instante blanqueó la corriente, sin pérdida de tiempo, Don Rosa puso de lado su cántaro y lo llenó, al mismo tiempo pronunció su famosa frase “De suerte que soy muy listo”, casi nada se me tiró, ese día salió ganando el tío porque llegó con su cántaro hasta el tope lleno de leche, nuestro personaje, ha traspasado a la nirvana pero dejó su famoso estribillo DE SUERTE QUE SOY MUY LISTO.

DON ROSA SE LLEVÓ UN CHASCO: En otra ocasión, nuestro acreditado personaje llegó a un centro lupanar en busca de una sexoservidora, de repente alcanzó a distinguir a una morena y pidió irse con ella al aposento sagrado de las suripantas, ahí le pidió que se acomodara en el tálamo del deleite, la supuesta dama se acomodó y apagó las luces, fue cuando el tío se llevó la gran sorpresa al tentar el enorme fardo entre las piernas de la artificiosa dama ¿A caray, con que hombrecito no? Y salió hecho un demonio, todavía lo alcanzaron a ver con la ropa interior en la mano, nunca más fue aparar don Rosa en ese lugar.

“MEJOR” Dijo la vende pan: Este es un dicho genuino típico de Zanatepec y esta es la historia, resulta que en esta población vivía una señora que se dedicaba a vender

pan, hacía su recorrido en toda la población con una bestial canasta sobre su cabeza llena de pan, la vendedora llegaba y tocaba las puertas con su típica frasesilla ¿quieren paaan?, así alargada, desde adentro le contestaban con un NO rotundo, se daba la vuelta y decía MEJOR, y todo porque se salvaba de bajar y subir

la tremenda canastona llena de pan sobre su cabeza que pesaba un demonio, desde entonces quedó ese dicho cuando alguien no consigue alguna cosa aunque tenga el deseo de tenerlo, siempre dice”mejor” como dijo la vende pan. Aseguran que la autora de esta frase vivió en la colonia Yerba Santa y se llamaba Doña Rosario.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.