29
Sun, May

En Poemas del mar amaranto, libro último y primero por su calidad, Balam Rodrigo agarra como pretexto el mar, y lo lleva por sus nostalgias y desesperanzas como –si, lo adivinan- un bote a la deriva. Un libro optimista no es este conjunto de poemas que suda salmuera por olas de ansias febriles y azuladas.

 Inquirir e informarse es la base del chiste, desde el punto de vista etimológico. Puede ser un dicho gracioso y festivo o una aproximación a la burla y a la chanza. El istmeño, estirando el significado, se acerca más a  lo anterior, a la graciosidad y la agudeza, si consideramos que es la base del convivio y la tertulia. 

El vulgo suele llamarle “tololóchi” o “torolóchi”. En realidad su nombre es Violín o Violonchello; este instrumento musical apareció en el siglo XV al XVI; con el nombre ya antes especificado. Este bajo que armoniza con su sonido en conjuntos musicales, cobra más popularidad por la siguiente anécdota:

Eran los tiempos de Macario Matus en la Casa de la Cultura de Juchitán De Zaragoza (lo de heroica no lo asimilo aún).  De sorpresa, Andrés apareció por la puerta principal de la Casa de la Cultura, radiante como el sol de mediodía.  Lo saludé con efusividad, recordando los tiempos de Motolinía junto al Metro Allende, allá por los años 70, y lo tomé del brazo para  acompañarlo al cubículo de Makarenco Matus, acrudado en su aposento. 

“El día en que cumpla un siglo de vida, el 30 de noviembre, abriré las puertas de mi casa de par en par y ofreceré a todo aquél que pase frente a mi hogar un plato de gucheguiiña’. Bailarán sones indígenas porque es una fecha para celebrar. Todos los días cumplimos años pero hay un día señalado para festejarlos, y este año, por si es el último, haremos un gran ruido”.

Ya pasaron 25 años desde aquella mañana de enero en que mamá me dijo que los años 90’s comenzarían a marcarse en el calendario de pared. Para mí fue emocionante entrar a una nueva década, porque los de la tele habían dicho que las cosas ya no iban a ser iguales, que el mundo estaba girando más rápido y que la vida cotidiana iba a ser modificada del interior al exterior: la gente comenzó a pasar más tiempo dentro de sus casas y de sus pensamientos, y las calles de la ciudad adoptaron un dejo de presente interminable, parecía que el tiempo se había congelado.

El artista mexicano se casó cuatro veces durante su vida, pero la cantidad de mujeres con las que estuvo ligado sexual y sentimentalmente es mayor...