28
Wed, Jul

El herrero

Istmo
Typography

Los herreros eran vistos en la antigüedad como hombres con una excepcional virtud, trabajaban con metal, el hierro, le daban forma con el fuego, forjado en yunque al rojo vivo sostenido por tenazas que ellos mismos elaboraban, fabricaban sus herramientas : la fragua, el fuelle, el ventilador u oxigenador; yunque, prensas...De modo que su oficio y todo lo que rodeaba al herrero - en un libro ruso que una vez leí sobre la mecánica cuántica; decía que el herrero era visto como un físico nuclear de nuestra era -.

En mi caso los herreros que vi eran hombres fuertes físicamente, musculosos. No así mi maestro de taller de soldadura autógena y eléctrica de la secundaria, don Francisco Cazorla, que era bajo de estatura y no corpulento, normal; usaba camisa de manga corta, esto es en 1965, cuando terminé la secundaria. En el mundo asiático, europeo, el oficio de herrería creó apellido que hasta hoy se usa como Smith, que significa herrero. Aquí en Juchitán hubo un herrero famoso Rosa Auróo'ra', sobre la calle 5 de mayo Norte; era un hombre fuerte, musculoso y su fragua constante en fuego rebosante y su yunque apoyado sobre un fuerte tronco. Sucede que un joven delicado y sensible y hasta cierto punto amanerado- según Pedro López Rivera - ; su padre para hacerlo regio y darle porte y perfil varonil lo llevó con Rosa Auró'ora'. Estuvo ahí como aprendiz un día; y los siguientes días en vez del taller de herrería, pasó mejor al fondo del callejón donde había una panadería y en cuyo patio un enorme árbol de tamarindo. Llegó el día en que su papá le pregunta si ya era tiempo de instalarle su taller de herrero; su respuesta pronta fue: no!... Papá, un horno es que necesito para hacer pan. Amigos, los herreros fabricaron lanzas, espadas, puntas de dardos y al paso del tiempo fundieron cañones - un antecesor de éste la ballesta-. Me cuenta el joven cerrajero José Francisco Cazorla, que en la casa de sus bisabuelos que fueron famosos herreros, había cajas grandes de madera donde guardaban sus herramientas como también cajas llenas de rifles, pistolas que el maestro Rufo de niño ahí iba a jugar, sacando escopetas, pistolas y rifles que al disparar aventaba chispa; que un día ahí con Los Cazorla, las llevaron reparar y ya no las recogieron.

La familia Cazorla vivió sobre la calle Belizario Domínguez; entre la calle Francisco I. Madero y este malogrado hombre que fue asesinado siendo diputado federal por Huerta el Usurpador, por haber denunciado en la tribuna en la Cámara la traición y lo espurio del presidente: Adolfo C. Gurrión. Ahí en la puerta de Los Cazorla un mangal que hasta hoy firme de pie ahí. Cuánta gente apurada, de noche, de madrugada por haber perdido la llave de la casa de sus puertas antiguas remachadas con adornos en metal de figuras menudas de trapecio, iban a pedir el servicio de cerrajería y así abrir sus casas. Estas llaves largas cuya cerrajería eran hechas por la familia Cazorla, así fue el caso de mis tíos Miguel Saynes y mi tía María Guel- aféresis de Miguel-; que jugando canica, trompo mi primo Miguel y yo olvidamos la llave de su casa en algún lugar. Continúa...