01
Wed, Dec

Don Rogelio G. Peralta

Istmo
Typography

"Un amigo que nos regaló una estrella con su sonrisa siempre."

Fue ayer mientras compraba dulces de icaco, camote y de papaya con mi marchante, así ella me saluda. Y me pregunta y su amiga la güera de Salina Cruz...? Amigos me enteré de la muerte de Rogelio Peralta- aunque él antepone Gómez que así se apellidaba su padre Lindu Feu- inclusive me contó un día- : mi padre nació de madrugada, no había luz eléctrica, entonces la partera exclamó:- qué lindo niño...-. Al amanecer ya con la luz del día, la misma partera dijo:- qué feo! Niño. De ahí que su señor padre mientras vivió le llamaron en Juchitán Ta Lindufeu.
Su madre se apellidó Peralta, hermana del famoso profesor Esteban Peralta, aquel que compitió con Tarú - Manuel Musalem -, por el PPS y él don Esteban por el PRI. Esta contienda electoral hizo crónica viviente hasta hoy. Don Esteban Peralta era un juchiteco bien plantado, usaba sombrero texano, bien vestido; era buen conversador; así les oí en un medio día en el despacho del maestro Andrés Henestrosa - Motolinía 8, Centro de la CDMX -; platicaban los dos ameno entre anécdotas jocosas de paisanos del Istmo - oí de un espinaleño por ejemplo, médico de profesión; candidato a Diputado Federal en el primer tramo del gobierno de don Adolfo López Mateos- casado con la media hermana del Presidente ALM-: no quería ofrecer nada en su campaña, ni una promesa de mejora para nada ni nadie, ni para mejorar la fachada de una escuela,- nada de nada!-:- le decía el maestro Andrés- : - regala aunque sea un cerro, un río...Algo! -. No se le pudo convencer porque era en extremo codo-.
Volviendo a mi amigo Rogelio Gómez Peralta, puso siempre en alto el apellido Gómez de su señor padre, a quien él recordó como un hombre estricto, que bastaba una mirada de él - al momento hacer lo ordenado-; - en cambio mi madre era puro dulce de Dios que me consentía y me defendía del rigor de mi padre. Mi padre era afortunado por casarse con una mujer tan guapa como mi madre, siendo como le llamaron Lindufeu. La verdad es que la familia Peralta eran hombres y mujeres guap@s.
Así recuerdo aquel hijo de don Esteban Peralta que murió en un accidente en un domingo al bajar por la carretera viniendo de Matías; justo al dar la vuelta con su coche Valiant Acapulco, La puerta del Pacífico. Bien, amigos; la noticia de la muerte de mi amigo Rogelio cayó derechito en mi corazón.
Hicimos programa de radio juntos por un poco más de 2 años. Lo recuerdo sentados él y yo en un restaurante desayunando, siempre ameno, alegre, feliz. Me llevó un 5 de Septiembre a la escuela de su hija, en la escuela Juchitán, para recordar la batalla donde los Tecos y los pueblos anexos les ganaron a los franceses en aquel septiembre del año de 1866; donde los tehuanos estuvieron del lado de los franceses y en contra de Juárez- este país nuestro entre Liberales y Conservadores, hasta hoy -. Ver los niños atentos, limpios, uniformados en esa mañana con su carita risueña, es simplemente inolvidable. Cuando alguien muere, no va contento del todo, no! Porque la vida es bella, por eso, ayer mismo le pedí a Dios que consuele a mi amigo en su caminar eterno hacia Él, que lo bendiga y le dé paz en su descanso eterno. Y a su familia, su esposa que por él me compartió una porción de su comida del día; sus hijos, hijas mi más sentido pésame ante su pérdida irreparable. QDEP mi inolvidable y constante amigo: don Rogelio Gómez Peralta, aquel que naciera el 18 de Enero de 1951 y que se fuera de nosotros en ese amanecer del sábado 31 de Julio. Adiós mi amigo Rogelio.
Suerte para ustedes hoy martes 3 de agosto del 2021.