15
Mon, Aug

De cuando fue vencido el padre de Roy Luis / Dxi Bidiiñe Bixhoze Roy Luis

Istmo
Typography

Roy Luis es un zapoteca de Unión Hidalgo, Oaxaca. Tiene como oficio la música, y su fama corre más allá de la región del Istmo mexicano, por la extraordinaria calidad musical de su orquesta. Su padre, don Ignacio, no se queda atrás en cuanto a popularidad, nada más que es menos extensiva, se limita a su pueblo, y se debe no a la música, sino a su prominente nariz.


Cierto día, Roy Luis ensayaba en su casa con los miembros de su orquesta, cuando Pompín, su amigo, entra atropelladamente a la casa y le grita:
-¡Roy, derrotaron a tu padre allí!
-¡Dónde! –preguntó alarmado Roy Luis y aventó el instrumento que tenía en la mano para que no le estorbase cuando saliera corriendo a ver qué le hicieron a su padre.
-¡Allí, en la entrada de la casa! –respondió el amigo.
Con la prisa enredada en las piernas, Roy Luis buscó la salida para cobrar la afrenta, sin embargo, en la puerta se topó con su padre, que iba entrando.
-¡Quién te golpeó, papá! –interrogó airado.
-Nadie, por qué –contestó don Ignacio. ¿Qué estás borracho otra vez?
Regresó refunfuñando Roy Luis hacia el interior de la casa, en busca del mal amigo para reclamarle la broma.
-¡Pero, si lo que te dije es verdad! –justificó Pompín. ¡Vamos afuera y verás que no te miento!
Ya en la calle, Pompín señaló a un Vallisto que iba cruzando la casa de don Ignacio.
-¿Ves que no miento? ¿Que es verdad lo que te dije? ¡Con ese Vallisto se fregó tu padre, su nariz es dos veces más grande que la de tu padre!
Mirando la nariz del señor de la región del Valle de Oaxaca, que parecía una pera bien dada y gemela, los amigos soltaron la carcajada.

DXI BIDIIÑE BIXHOZE ROY LUIS

Roy Luis nga ti binnilaanu gule Guidxi Gubinña. Naca be ti gubeedxe’ ruxhidxi saa casi huaxié’ si, za’bi’ xtiidxabe ndaani’ xirooba’ guidxilayú runi sicarú ruxhidxi nebe ca xpinnibe, casi ca za’bi’ xtiidxa’ ta Nachu, bixhózebe, laa huaxa runi naro’ba’ xii.
Ti dxi nuu Roy Luis di’ ralidxi, ne ca xpinni, caziidi’ca’ guxhidxichaahui’ca’ neza, málasi biuuguxooñe’ Pompín, ti xamígube, rabi laabe:
-¡Roy, gudinñe cabe bixho’zo’ racá!
-¡Paraa! –bicabi gueenda Roy Luis ne bilaa ni cuxhídxique layú ti cadi guchiiña’ ni laa pa guiree yaande chitinñe ni gudinñe bixhoze.
-¡Ruaa lídxitu cá!–bidxigueta’ Pompín.
Biree guxooñe’ Roy Luis zeguuya tu gudinñe bixhoze. Ra ziree ruaa yoo que biiya’ zedayuu ta Nachu.
-¡Tu gudinñe lii, apá! –ná.
-Guiruti’ xa –na ta Nachu-, ñee cayaca íque lu la? Ma gudxe’ lii ma cadi xhúdxilu’.
Bigueta’ Roy Luis ndaani’ yoo que, cadxiichi, cadindené xamigu que xiñee gudxite laa:
-¡Huandí’ ni cayabe lii ca? –na dxa bazeendu’-, gudá’ gu’yu’!
Biree ca Pompín lu neza, biluí’ ná’ ti Vallistu zedi’di’ neza ra lidxi ta Nachu.
-Ma biiyalu’ la?, cadi gudxe’ lii la? –rábibe Roy Luis-, gudó bixho’zo’ ni racá, jmá naro’ba’ xii Vallistu cá que xii bixho’zo’.
Biasa nda’ ti guendaruxidxi luguiá’ guirópaca’, cayuuya’ca’ xii dxa Vallistu, bia’ ti guitu yanni cuachi xii.