15
Mon, Aug

Eustaquio Jiménez Girón “El porta lira zapoteca”

Istmo
Typography
Juchitán de Zaragoza.- “Con el altruismo no hay pueblo indigente, un tributo al hombre de tal cualidad, simple o ciudadano de investidura, debe ser ejemplo de integridad. Cuna de vida Juchitán tierra querida, donde el zapoteco es melodía de amor, por eso tus hijos inspirados te cantan,/ con música dialecto, sones selectos del corazón”.

Pensamiento escrito por Eustaquio Jiménez Girón y convertido en canción, como muestra de su filosofía y amor a la tierra que lo vio nacer y que a la fecha sigue siendo un himno a la cultura zapoteca.
El poeta, músico y lingüista Eustaquio Jiménez Girón, conocido como Taquiu Nigui, y que tiempo después fue bautizado con el seudónimo, “El porta lira zapoteca”, nació en Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, el 20 de septiembre de 1904.

Sus padres fueron el campesino Teodoro Jiménez López y Arunlfa Girón de Jiménez, de raza indígena zapoteca. De niño Taqui Nigui ayudaba a su padre en las labores del campo hasta la edad de los 11 años.
A la edad de 16 años, estuvo bajo el cuidado de su tío Timoteo Blas Pineda, quien le enseño el oficio de la sastrería; en esta misma época alternamente a estas labores, el inquieto Eustaquio aprendió a tocar la guitarra valiéndose de un vecino que le enseño y le prestaba su instrumento para sus prácticas.
Posteriormente aprendió de manera autodidacta el solfeo, lo que le permitió tener un desarrollo como compositor, interprete y director de conjuntos musicales a lo largo de su trayectoria musical.
A partir de este tiempo inicio con una serie de composiciones, arreglos para bandas musicales, canciones escolares, y temas costumbristas de la región, de los que se recuerda,“Gugu Huini”, “Sollozando”, “Son huinni”, “Teresa”, Pe´pe rini”, “Paulina Xadaneña”, “Badu dxaapa huiini sicaru”, entre otros.
En sus canciones se destaca la vida cotidiana, las costumbres y tradiciones del istmo, donde además se destacan las canciones en bilingüe zapoteco y español, con el mérito de haber logrado una traducción textual, que le permitió conservar su significado en ambas lenguas.
Este destacado compositor creo temas en diferentes géneros, como el bolero, bambuco, el tango, y su aporte a la música regional istmeña lo pone en un lugar muy importante, ya que con sus canciones quedó demostrado su conocimiento en la estructura musical de este género.
Eustaquio como muchos personajes de la vida mundial, también padeció una serie de obstáculos y carencias que lo motivaron a desarrollar su gran capacidad creativa; este personaje fue promotor incansable de la cultura zapoteca y prueba de ello es el legado que nos dejó.
1980 el autor publicó la guía gráfica fonética para la escritura y lectura del zapoteco que reunió 4 mil 720 vocablos y siete anexos, teniendo como único colaborador su amigo el profesor Ezequiel López Vázquez.
En su labor educativa, como maestro de enseñanza musical, inicia el 15 de abril de 1948, con el apoyo del Profesor Germán López Trujillo, quien entonces era el Supervisor de la Zona numero 32, permitiéndole recorrer varias escuelas donde dejo sus enseñanzas a muchas generaciones.
Por su trayectoria ejemplar, el maestro Eustaquio Jiménez Girón, recibió en vida innumerables reconocimientos, y en julio de 1977, las autoridades municipales, civiles, educativas y culturales lo declararon, “Hijo Predilecto de Juchitán”.
Eustaquio como muchos personajes de la vida mundial, también padeció una serie de obstáculos y carencias que lo motivaron a desarrollar su gran capacidad creativa; este personaje fue promotor incansable de la cultura zapoteca y prueba de ello es el legado que nos dejó.
Falleció el 10 de mayo de 1981, y en su memoria fue creada una escuela bilingüe que lleva su nombre. En el año 2011. En el panteón municipal donde descansan sus restos, los integrantes de la Asociación Civil Neza Nabaini, colocaron una placa conmemorativa en el 2007 y en el año 2011 se develó una placa en su memoria al cumplirse 30 años de su muerte.

Información tomada de la autobiografía del compositor y de la semblanza redactada por David Ruiz integrante de la Fundación Histórico Cultural.