27
Fri, May

Tyetñotyok*

Istmo
Typography

Dice la leyenda que san Dionisio tenía un hijo prodigioso y generoso. Tenía una fama de que donde dormía dejaba monedas, que por ejemplo recogía las hojas de tamal y al llevarlas a su casa se convertían en tamales; recogía todo lo que sobraba y se convertía de nuevo en alimento fresco.

Su fama se supo en toda la región y los zapotecos se enteraron, así que ellos lo fueron a buscar para capturarlo; uno a uno los hombres zapotecas iban buscando a ese niño prodigio pero no daban con él, hasta que llegaron a la casa de su mamá y al preguntar por él la señora dijo que no estaba, sin embargo, en ese mismo instante Tyetñotyok iba llegando así que lo capturaron los zapotecas y le dijeron que se lo llevarían preso; el niño dócilmente se dejó tomar pero pidió un favor, tomó un camaroncito, lo arrojó al piso , escupió sobre el mismo piso y para sorpresa del pueblo surgieron de la tierra las lagunas Superior e Inferior y el camaroncito se reprodujo para siempre satisfacer a su pueblo.
Tyetñotyok también se acordó que tenía un compromiso para construir la iglesia, perforó un pocito, trajo conchas, cal, piedras tremendas, todo el material increíblemente lo trajo el niño prodigio para construir la iglesia pero Tyetñotyok no pudo terminar la iglesia y finalmente tuvo que irse.
Los zapotecos lo capturaron pero lo arrojaron al mar en una caja, entonces pasaron unos aviones y lo rescataron. Se fue a vivir a E.E.U.U. y por eso la ciencia es tan avanzada en ese lugar, es decir, donde el niño prodigio está avanza el pueblo que lo recibe.
Tyetñotyok representa la inteligencia, la inventiva y la creatividad, su gente lo dejo ir, los zapotecos lo echaron y por eso la inteligencia se fue con otra gente.

*Tomado del libro: “La Riqueza Natural de los Mareños/Autor: Gerardo R. Alfaro Cruz/Bacaanda: Diseño/2008