18
Mon, Oct

Istmo de Tehuantepec.- Como parte del proyecto Tiempo para Juglar de la Coordinación Nacional de Desarrollo Cultural-Infantil Alas y Raíces de la Secretaría de Cultura del gobierno de México, el cantautor juchiteco Julio Vallejo impartirá un taller de composición de canciones del 14 de agosto al 19 de septiembre.

En estos tiempos de bizarra discusión en torno al edificio de la Casa de la cultura, que no de la institución, recordar el paso rotundo del hermano Macario Matus por ese lugar durante diez brillantes años es saborear aguas de buena nostalgia.

Enjuto, vestido con su piel morena, con unas cuantas canas brillando entre su rizada pelambre, Dionisio exhibió una fresca sonrisa cuando Macario Matus nos presentó, treinta y dos años atrás, apenas terminando una sesión del taller de poesía (así se llamaba) que habíamos tenido por dos horas una tarde veraniega, alrededor de una mesa, frente al espacio que entonces ocupaba la dirección de aquella Casa de cultura que vivió sus mejores años precisamente de la mano del buen Macario (Mezcalario, le llamaría Ulises Torrentera).

Padiuxi:
Tiee xti’ ca binnizá.
Víctor Cata.
Dxi rinabadiidxacabe naa, xi rabidu color lu diidxazá la?, rabe laacabe qué gapadidu ti diidxa’ ni guini’ color, riqui’ñedu diidxa’ xti’ diidxaxtia. Nuucabe la? rusiaande lusicabe neza lua’, ne nuucabe la? nisi ti ¡ah! riree ndaani’ yannicabe.

Tarde o temprano pagaremos nuestra actitud con la Tierra y recogeremos lo que hoy sembramos. Como dices dijera el poeta: “Cuando planté rosales, coseché siempre rosas”.