24
Thu, Jun

Rodulfo Manuel Nuricumbo filántropo Chiapateco

Deportes
Typography

Juchitán, Oax- A horas de su novenario luctuoso, la familia y amigos aún sienten que los ojos verdes y figura esbelta de Rodulfo (y) Manuel Nuricumbo López está presente y será difícil resignarse ante la pérdida del Precursor del ciclismo, rescatista del “Guié xhuba”, productor de artistas, médico generoso benefactor de presos que nació en el vecino estado de Chiapas de donde emigró de niño para triunfar y ser amando en tierras zapotecas.


“Chiapateco” como gentilicio con permiso de los buenos lingüistas por su cuna y desarrollo, se le nombra en este presente como Rodulfo y Manuel ya que ostentó ambos apelativos en actas de nacimiento, Rodulfo cuando fue registrado recién nacido por sus progenitores y Manuel cuando su mismo padre sin saberlo su madre, lo cambió en el Registro civil por razones personales.
SU ADOPCIÓN: Inquieto luchador de la vida desde edad temprana, venido de Chiapas para vivir con sus parientes como “El Oso Julio Cruz”, tuvo un accidente ayudando en labores cuando niño y fue atendido por el Doctor Germiniano Manuel Pineda López, según narra su hija Ana María, le llamó la atención el auxilio médico y solicitó quedarse a colaborar en la farmacia Maribel del galeno ubicado en el centro de la ciudad, veinticinco años que fueron suficientes ya que al tiempo que aprendió de forma práctica la medicina, leía libros facilitados por su “padrino doctor” que lo crio como hijo, otros libros los compraba en Salina Cruz, le gustó hasta la Medicina Molecular.
Empapado de conocimientos, fue fundamental para la curación de mucha gente, se convirtió en “Médico de los pobres del Istmo” , sobre todo de la octava sección (Cheguigo) donde edificó su casa y familia, llegó a tener más medicamentos sobre enfermedades más comunes que las farmacias del pueblo, dado a que se surtía con proveedores sólo de lo más requerido, por eso rescató de la muerte por “Endahuará máni” (encefalitis) Yuuuba xhiñá (erisipela) y otras graves enfermedades ya que tenía la cura precisa.
DESTINO DE SU DINERO: Además de construir su casa y darle educación a sus hijos en escuelas públicas, como amante del deporte, creó equipos de beisbol pagando viajes de talentos para mostrar sus habilidades en el rey de los deportes profesional, donó medicamentos, ropa, material deportivo a los presos de Juchitán y Tehuantepec, llegó a organizarles “El Día del preso” con torneos en el interior de los reclusorios y fiesta civilizada, enojado porque se estaba extinguiendo la planta del Guié xhuba en el Istmo, produjo discos del cantautor zapoteca César López, invirtió en adquirir y reproducirlo para donar a instituciones y personas de la región que se comprometieran a cuidar, punto aparte que aunque se quedara sin dinero, le prestaba a la gente necesitada, algunos por cierto no le pagaban e iba mermando su capital.
TRAGEDIA EN EL DEPORTE: Campeón en diferentes niveles del ciclismo, cultivó grandes amistades, en particular tuvo dos con quienes competía y convivía siempre, ambos añoraban los favores amorosos de una escultural mujer de apellido Echazarreta, fue testigo cuando apostaron que el que ganara la próxima competencia se quedaría con ella y el otro se mataría, al saber de su capacidad en el pedaleo pensó en ganar la justa y ninguno de sus amigos se quitara la vida, pero esta vez no pudo, quizá el deseo de conquista motivó a uno de ellos dejando atrás al otro que a las pocas horas se quitó la vida, este hecho lo marcó y decidió estacionar la bicicleta retirándose muchos años del ciclismo.
ABNEGACIÓN CICLISTA: Preocupado por la inseguridad, los vicios, la salud y el futuro de las nuevas generaciones, Nuricumbo se reincorporó ya de veterano al deporte del pedal entrenando niños, no pudo convencerlos de ser vegetarianos como él y su familia, pero los incitó al estudio y alimentarse bien antes de acudir en grupos a practicar, a algunos les regaló bicicletas, empezaron las competencias locales, regionales y estatales hasta nacionales con sus categorías pequeñas, después juveniles y para ser ejemplo viviente regresó a competir ganando la Clásica estatal Lunes del cerro y un subcampeonato nacional, ante ello sus pupilos hoy entrenadores y promotores el ciclismo decidieron imitarlo y bajo su guía lucieron en este deporte.
OPORTUNIDADES E INGRATITUD: Autoridades municipales ante su palmarés, humanismo y talento, le ofrecieron laborar con ellos ganando buen sueldo, rechazó a todos, pero siempre estuvo exigiendo a cambio respeto y espacios para sus ciclistas, fue cuando el Doctor Héctor Matus que ya descansa en paz, bajo su presidencia hizo posible el sueño de construir la ciclopista ubicada en la Unidad Deportiva Binnizá.
Amplia decepción sufrió con la niña “Chayito” a quien de forma especial entrenó e hizo exitosa ciclista, invirtió dinero y tiempo en ella desinteresadamente, sin embargo cuando ganó un evento estatal su padre y la misma niña negaron que él fuera su entrenador, dando el crédito a un “vallisto” que se les acercó ese día y prometió cosas que después no cumplió, a lo que Nuricumbo enfermó largo tiempo.
Por otra parte mala gente le robó bicicletas de ruta con mucho valor, tanto económico como estimativo, otras más le pidieron fuertes cantidades de dinero aprovechando su nobleza, nunca le pagaron y llevaron a padecer dificultades financieras cuando ya su salud mermó, no quiso inclusive comer, se le fue el apetito, aunque siempre auxiliado por sus seis hijos: Ana María, Manuel, Alejandro, Rosa Linda, Jualiana y Ana Rosa.
EL ADIOS: Setenta y siete años permitió el Arquitecto del Universo tener la presencia de Rodulfo y Manuel Nuricumbo López, se une en el cielo a su esposa Elvia Linares, tuvo segunda pareja, cumplió con las dos relaciones y con sus descendientes, no soportó el padecimiento biliar que lo postró hasta su muerte, en el sepelio caravana de ciclistas, deportistas agradecidos, mujeres con flores de “Guié xhuba”, leales familiares y amigos portando coronas, lágrimas empapando sus ropas, emotiva marcha luctuosa con música de banda tocando piezas chiapanecas de su origen e Istmeñas de su agrado, las calles de Cheguigo viendo pasar por última vez a hijo predilecto para despedirse el Panteón “Miércoles Santo”.

FILÁNTROPO, DESINTERESADO GENEROSO HMANITARIO ABNEGADO
HONOR QUIEN HONOR MERECE Y AUNQUE DE MANERA PÓSTUMA COMPARTIENDO EL PESAR DE SUS FAMILIARES, VAYA RECONOCIMIENTO A RODULFO NURICUMBO LÓPEZ O MANUEL NURICUMBO COMO SE LE CONOCIÓ TAMBIÉN AL PERCURSOR DEL CICLISMO DESDE LAS CATEGORÍAS MENORES, CAMPEÓN EN VETERANOS DE LA CLÁSICA LUNES DEL CERRO Y SUBCAMPEÓN NACIONAL DE CICLISMO, CREADOR DE EQUIPOS DE BEISBOL CON SUS PROPIOS RECURSOS, ASÍ COMO FÉRREO CUIDADOR DE LA ECOLOGÍA REPRODUCIENDO ÁRBOLES DE GUIÉXHUBA CUANDO YA PRACTICAMENTE ESTABAN EXTINGUIÉNDOSE, MÉDICO POPULAR SOLIDARIO CON SUS PAISANOS, BENEFACTOR DE LOS PRESOS EN RECLUSORIOS DE JUCHITÁN Y TEHUANTEPEC DONDE ADEMÁS DE ABRIRLES OPORTUNIDADES, MEDICAMENTOS Y CULTURA AL INTERIOR, ORGANIZABA EVENTOS DEPORTIVOS DONDE LOS PRESOS COMPETÍAN, UNA PERSONA MUY QUERIDA RODULFO NURICUMBO LÓPEZ, SUS SEIS HIJOS ESTÁN CONDOLIDOS Y QUIENES LO CONOCIERON COMPARTEN EL DOLOR POR LA PARTIDA DE ESTE FORJADOR DE GENERACIONES DEPORTIVAS Y ARTISTAS COMO CÉSAR LÓPEZ, ADEMÁS DE PROMOVER LA CICLOPISTA QUE SE ENCUENTRA EN LA UNIDAD DEPORTIVA BINNIZÁ. D.E.P. RODULFO OGENEROSO, HUMANITARIO MANUEL NURICUMBO LÓPEZ.