01
Wed, Dec

Sanjuaneras; la producción textil de un pueblo mixe

Istmo
Typography

San Juan Guichicovi, Oax.- (Cortamortaja) 25 de Noviembre de 2021.- Este pueblo mixe que forma parte de la zona norte del Istmo de Tehuantepec posee un poco más de 14 mil mujeres, más de la mitad del total de habitantes, que de acuerdo a la Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) el 75 % están en pobreza moderada y pobreza extrema, por lo que no es extraño que el 90 % de ellas se dediquen completamente a producción de la vestimenta istmeña.

Las Sanjuaneras como son conocidas las mixes en el resto de la región, acaparan el 80 % de los mercados regionales, sobre todo de Juchitán, Tehuantepec y Matías Romero, con sus textiles, tanto tradicionales como modernos, desplazando a las juchitecas y las artesanas de San Blas, Santa Rosa de Lima, Chicapa de Castro y Unión Hidalgo, en mucho por la cantidad, variedad y el bajo precio.

En San Juan Guichicovi existe la tradición del textil desde la época prehispánica con los huipiles de telar en colores rojo y morado, los conocidos como enredos y ahora en franca desaparición, con una franja a la mitad de un pequeño tejido de color amarillo que era la forma de ocultar el empate de los lienzos, con los años esa franja se hizo en cadenilla en la maquina Singer.
SanJuaneras2

También producían los ceñidores para hombres y listones. Los ceñidores al final llevaban bordados, mientras que los listones las cortaban de lienzos de tres metros y las plisaban , estos desaparecieron con los listones industriales de Guatemala y China.

Las Sanjuaneras siempre surtieron a los pueblos con sus textiles pero en pequeña escala , pero desde hace 30 años el gobierno federal empezó a financiar a las mujeres, primero a través de INI que luego se convirtió en CDI y después en INPI.

A través programas del gobierno federal se buscó contribuir a mejorar las condiciones de vida y posición social de las mujeres indígenas que habitan en localidades de alta y muy alta marginación, como es el de las Sanjuaneras.

En San Juan Guichicovi muchos colectivos de mujeres reciben acompañamiento de organismo como el INPI durante todo el desarrollo del proyecto con la finalidad de fortalecer la organización del grupo.
SanJuaneras3

En los talleres las mujeres que integran los grupos de trabajo utilizan maquinas con más de cien años de antigüedad las cuales adquirieron de entre 15 a 20 mil pesos en el mismo pueblo. En esas maquinas algunos grupos de entre 5 y 6 mujeres elaboran a la semana de 60 a 70 huipiles de cadenilla, que distribuyen cada 15 días a comerciantes del mercado público “5 de septiembre” de Juchitán. En este espacio colocan la mercancía a precios que van e 150 pesos a 800 pesos, de los más sencillos a los más elaborados.

Una sola artesana realiza hasta 8 huipiles a la semana con el modelo más sencillo “Rejita” y de 3 a 4 huipiles de cadenilla a la semana de un sólo golpe con los modelos “Doble estrella” “Flores de gardenia” “peine” “estrella” “rombo” “rositas” “pescaditos” “arañitas”.

Las ancianas de 63 años se encargan de reproducir los modelos más antiguos de huipiles como “las barajas”, que tienen un mayor precio en el mercado, mientras que las más jóvenes se encargan de las “rejitas” y las blusas modernas con incrustaciones de cadenilla.

También existen talleres con más integrantes, cuya producción es distinta, algunas se enfocan al bordado de flores y a la creación de vestidos y blusas con motivos de cadenilla y bordados, además de comercializar de manera individual sus productos fuera de la región como Ciudad de México, Coatzacoalcos, Yucatán, con el fin de lograr mejores precios.
SanJuaneras4

La mayor competencia que tienen actualmente son las telas estampadas, que desde hace varios año comenzaron a introducir algunas costureras y elaboran las blusas con ellas, por lo que se teme un desplazamiento de las tejedoras.

Existen grupos que se enfocan a la producción de blusas, bolsas, carteras, cinturones, diademas, monederos, huipiles y trajes, obteniendo cada mujer a la semana de 300 a 400 pesos de ganancia, casi siempre en mercados de Villahermosa y Cancún, donde los productos se logran colocar al doble de lo que obtendrían en la región.

Para este grupo la mayor demanda son las blusas modernas con bordados o cadenillas, así como accesorios, por lo que actualmente la producción se está enfocando hacia esa petición.