07
Sun, Aug

La fotografía, herramienta para visibilizar a la comunidad lésbica del istmo

Istmo
Typography

Juchitán, Oaxaca.- (Cortamortaja) 26 de Junio de 2022.- La comunidad lésbica en el Istmo carga con un atraso en su lucha por la visibilización. A lo largo del tiempo han existido ejercicios individuales y colectivos aislados, sobre todo en la ciudad de Juchitán, que no prosperaron por un tema organizativo, a diferencia de la comunidad muxe’, que tiene más de 40 años organizándose para defender sus derechos y espacios públicos. Aun así la discriminación sigue presente.

Las lesbianas que se han organizado en los últimos cinco años son mujeres jóvenes que no rebasan los 30 años, mientras que las mayores de 40 y con relaciones estables lucharon contra la discriminación familiar y comunitaria de manera individual, razón por la que han decidido privilegiar la estabilidad emocional y familiar de la que gozan por encima de la movilización o la creación de redes de apoyo. Esa tarea se la dejan a las más jóvenes.

De esta última generación sobresale un grupo de creadoras que, aunque no utilizan su sexualidad como bandera de su trabajo, documentan el amor entre las zapotecas, así como sus experiencias con otras, a través de poesía, pintura y fotografía.

Mich

Hace un par de años, Mariana de la Cruz adoptó el apodo de Mich, con el que se identifica en el mundo de la fotografía. Tiene 29 años y es originaria de la Séptima Sección de Juchitán. Su oficio como fotógrafa de eventos sociales la llevó a la fotografía de calle y documental. Comenzó por captar a mujeres comerciantes de su sección, luego a la comunidad muxe’ y últimamente a las nguiu, como llaman en zapoteco a las lesbianas con aspecto masculino.
Recuerda que durante la administración municipal de Saúl Vicente, hace siete años, se integró a la Dirección de Diversidad Sexual y le encomendaron levantar un censo de lesbianas en el municipio, pero no lo logró. “No quisieron participar, un poco por el miedo al rechazo social, aunque era visible que vivían con sus parejas, que hacían vida social como pareja.
A las nguiu mayores no les interesó, sigue sin interesarles. Creo que el problema radica allí, que no les interesa ser visible ni el activismo, por eso es importante insistir en la visibilización y organización, para lograr más espacios, tejer redes, que las que están en el closet se sientan seguras afuera, que aquí hay una comunidad que las apoya”.
Mich ahora ve con más frecuencia a jóvenes identificadas como lesbianas o bisexuales participar en marchas feministas y hacerse visibles. Para contribuir con esa visibilización, planea presentar su material fotográfico sobre nguiu.
“La fotografía es una herramienta poderosa para visibilizar no sólo las marchas, también exponer los problemas que se enfrentan, los prejuicios sociales y la discriminación.
“La fotografía puede ayudar a que la sociedad zapoteca nos escuche y nosotras escucharnos entre sí, para no seguir invisibles”, explica.