23
Thu, May

El sismo les quita todo. Les dan dinero en tarjetas, se las clonan y ahora autoridades se esconden

Istmo
Typography

Viven bajo lonas en el Istmo de Tehuantepec, una zona golpeada por vientos fortísimos, desde hace dos meses cuando un terremoto de 8.2 grados tumbó sus hogares. El Gobierno federal les repartió en tarjetas un apoyo de entre 15 y 120 mil pesos para reconstruir su patrimonio y su vida. Sin embargo, en al menos en 57 casos, personas de otros estados las clonaron y les robaron los recursos.

“Cómo voy a reconstruir. Con tanto temblor la casa se sigue cayendo”, dijo llorando el juchiteco Agustín. “Con los vientos fuertes es necesario construir aunque sea un cuartito, pero no hay dinero y las autoridades se esconden”.

La tragedia se repite entre damnificados de Asunción de Ixtaltepec, Oaxaca, y Cintalapa, Tapachula y Tonalá, Chiapas. Para evitar que ocurra en los estados víctimas del otro sismo de septiembre, Bansefi –que ha repartido más de 82 mil tarjetas– ha colocado chips a los plásticos.

Al iniciar octubre pasado, unas semanas después del terremoto que azotó al sur del país, personal del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) con chalecos rojos comenzó a repartir tarjetas de débito con recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) en Oaxaca y Chiapas. María Elena Jiménez, habitante de Asunción Ixtaltepec, Oaxaca, la recibió personalmente de manos del Presidente Enrique Peña Nieto. Pero su plástico fue clonado y solo pudo retirar 500 pesos de los 15 mil depositados para comprar material y reconstruir su vivienda con data desde 1898.

Ella, ama de casa de 70 años, en los primeros días posteriores al hecatombe vivió bajo una lona en una zona con fuertes vientos. Actualmente a veces se queda con su sobrina Guadalupe Jiménez y en otras ocasiones con su hijo, quien estaba desempleado por un problema de salud, contó a SinEmbargo Luz, una mujer cercana a la familia. Junto con su esposo, hija, nuera y dos nietos, María Elena sobrevive del apoyo que el gobierno les da por el programa social “65 y más”.

Para quienes tuvieron pérdida total en sus viviendas, dijo Peña Nieto durante una tarde de llovizna y en compañía del Gobernador oaxaqueño Alejandro Murat Hinojosa, se les dio dos tarjetas: una exclusivamente para adquisición de materiales y otra para cubrir otros gastos de reparación con un apoyo de 120 mil pesos en cuatro entregas de octubre a enero. Las víctimas de daños parciales solo recibieron una tarjeta bancaria con 15 mil pesos para usarlos en la reparación (materiales, mano de obra o autoempleo).

Desde finales de octubre María Elena intentó pagar a albañiles, pero detectó una baja en sus fondos. De acuerdo con su sobrina Guadalupe Jiménez, quien ayudó a su tía a resolver el problema presionando a las autoridades, Bansefi Ciudad de México le informó vía telefónica que la tarjeta había sido clonada y desde Zapopan, Jalisco, alguien le sustrajo 9 mil 700 pesos.

Dado que el caso fue mediático, “según me comentaron el director de Bansefi [Virgilio Andrade Martínez] llegó personalmente a la casa de su sobrina –que es donde ella por ahora vive– a comprometerse a reembolsarle en un plazo de 72 horas el recurso y hablar con personal de Juchitán para que diera seguimiento al caso, ya que en primera instancia no quería atenderla”, dijo Luz.

El dinero ya le ha sido reembolsado. “Espera que lo que el gobierno le dio le sirva por lo menos para construir un cuarto donde dormir”, agregó la oaxaqueña. En otros casos similares Bansefi se comprometió a hacerlo en un plazo de 30 días.

Asunción de Ixtaltepec ya había sido blanco de robo anteriormente. Su ex Alcaldesa priista (1999-2001), Adelina Rasgado Escobar y su esposo, registraron ante la Sedatu una vivienda siniestrada que durante su gestión usaba como registro civil para acceder al apoyo económico de 120 mil pesos brindado por el gobierno, informó la prensa local. Ya es investigada y el partido tricolor se ha deslindado de la política.

En septiembre SinEmbargo reportó que además de Juchitán, en el municipio de Asunción Ixtaltepec había casas, edificios, negocios y vehículos destruidos. Diarios locales reportaron que el 80 por ciento de las más de cuatro mil viviendas registró daños y hubo al menos cinco decesos.

El caso de María Elena no es el único. En medio de una ola de réplicas, hay entre 57 y 70 casos de tarjetas clonadas o sin fondos en Ixtaltepec y Juchitán, Oaxaca, así como en los municipios Cintalapa, Tapachula y Tonalá, Chiapas. Los damnificados necesitan gastar el dinero para recuperar su patrimonio, pero alguien más lo ha robado desde Jalisco, Quintana Roo, Veracruz o Ciudad de México.

Hasta el momento Bansefi ha entregado 82 mil tarjetas con un total de mil 400 millones de pesos en Oaxaca y una parte de Chiapas. Para el reparto en Morelos, Guerrero y el Estado de México se aplicará un chip en vez de una banda magnética, la cual fue la alterada para cometer el ilícito.

Rosalva Fuentes, habitante de Unión Hidalgo en Juchitán, Oaxaca, dijo a este sitio que en esa comunidad indígena el problema es que a los afectados que recibieron folios de la Sedatu por daño total de vivienda les están dando dinero para daño parcial, esto es, 15 mil pesos en vez de 120 mil.

En Juchitán de Zaragoza, José Luis Díaz Martínez quería pagarle un anticipo a un albañil, pero de los 15 mil pesos recibidos, su tarjeta ya solo tenía un saldo de 2 mil 125 pesos. Bansefi le informó sobre tres retiros desde Cancún, Quintana Roo, que él no hizo. Otro juchiteca llamado Agustín Santiago, de 70 años, está desesperado. La tarjeta que le dieron para comprar material no tiene fondos, contó al rotativo local Imparcial Oaxaca. Dos meses después del sismo vive en el patio de lo que fue su hogar bajo una lona junto a su esposa, quien está enferma.

“Cómo voy a reconstruir. Con tanto temblor la casa se sigue cayendo”, dijo llorando. “Con los vientos fuertes es necesario construir aunque sea un cuartito, pero no hay dinero y las autoridades se esconden”.
La semana pasada Bansefi concluyó su primer ronda de visitas a los domicilios afectados en Oaxaca en coordinación con brigadistas de la Sedatu. El censo de viviendas dañadas parcial o totalmente en 40 municipios del estado sureño sumó 60 mil 775 y la ayuda proveniente de los recursos del Fonden ha sido recibida por 57 mil 156 personas.

BANSEFI DENUNCIA ANTE PGR

El titular de Bansefi, Virgilio Andrade Martínez, presentó el martes una denuncia penal ante la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Fiscales y Financieros de la Procuraduría General de la República (PGR) contra quienes resulten responsables por la clonación de tarjetas con recursos del Fonden destinados a los damnificados del terremoto del 7 de septiembre.

Este banco público tiene el registro de al menos 57 casos de tarjetas clonadas o sin fondos de beneficiarios de Ixtaltepec, Oaxaca, y en los municipios Cintalapa, Tapachula y Tonalá, Chiapas, que han acreditado cargos indebidos y que, asegura la instancia, ha atendido y reembolsado de manera oportuna. El robo total fue por medio millón de pesos y se dio después de que los beneficiarios retiraron efectivo por primera vez.

De acuerdo con Vanessa Rubio, Subsecretaria de Hacienda, los casos ascenderían a alrededor de 70 en ambas entidades sureñas.

Noticieros Televisa documentó que en Asunción Ixtaltepec, la señora de 70 años María Luisa Ríos Santiago tampoco ha podido comprar material de construcción con su tarjeta de Bansefi. “Saldo insuficiente”, le marca la terminal de la tienda local.

Desde septiembre la Sedatu registró su hogar, ubicado enfrente de la Parroquia, con daño total por lo que debía recibir 120 mil pesos repartidos en cuatro meses. Alguien más gastó el primer depósito. Sus paredes están coarteadas por lo que pidió prestado para evitar un desplome. Ha gastado más de 60 mil pesos.

La televisora también reportó la situación del ixtaltepeco Luis Vicente Guzmán cuya casa fue demolida y debía ser beneficiario de 120 mil pesos. Pero su tarjeta no tiene fondos y sigue viviendo con su esposa y dos hijos bajo lonas negras de plástico.

Con información de Sin Embargo

 

Senado de la república