07
Fri, May

Desde hace años, las compañías en México han emprendido una estrategia de migrar a los combustibles fósiles como fuente de energía, hacia alterativas más limpias en sus operaciones, con el objetivo de reducir la huella de carbono de sus operaciones, pero también de reducir el costo que pagar con la electricidad, llegando a niveles de más del 80%.