01
Wed, Dec

Desde Telcel hasta Bimbo, las grandes empresas en México cambian a la CFE por energías renovables

Mexico
Typography

Desde hace años, las compañías en México han emprendido una estrategia de migrar a los combustibles fósiles como fuente de energía, hacia alterativas más limpias en sus operaciones, con el objetivo de reducir la huella de carbono de sus operaciones, pero también de reducir el costo que pagar con la electricidad, llegando a niveles de más del 80%.

Según Consejo Coordinador Empresarial (CCE) la electricidad que generan los privados es 26% más barata que la producida por las plantas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), porcentaje que representa alrededor de 60,000 millones de pesos anuales.

“El costo implícito de este 26% más caro, que se traducirá, como se demostró en todos los estudios que presentamos, en una adición de 60,000 millones de pesos anuales, que tendrán que ser financiados de alguna manera. O se financia porque la electricidad a los agentes económicos será más cara, o se financiará porque la Secretaría de Hacienda tendrá que subsidiar estos 60,000 millones de pesos anuales”, dijo en marzo pasado en el foro “Electricidad para el futuro de México”, su presidente, Carlos Salazar Lomelín.

Por ejemplo, América Móvil (AMX), una de las principales en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y propiedad de Carlos Slim, tenía el plan para 2020 que el 50% de la energía proviniera de fuentes limpias, meta que estaba cercana a alcanzar en 2019, al registrar un progreso de 94%, según el informe de sustentabilidad de ese año.

“Con el fin de lograr nuestro objetivo de operar de una manera más eco-eficiente, una de nuestras iniciativas más importantes es utilizar fuentes de energía renovables, principalmente eólicas y solares”, destaca el operador de telefonía celular.

De hecho, durante 2019, el consumo de energía de AMX en las operaciones de los diferentes países donde tiene presencia fue de 6.2 millones de megawatts/hora (MWh), de los cuales 2.3 millones fueron de México.

La historia de Walmart de México y Centroamérica es similar, en la actualidad el 63% de consumo total de energía viene de fuentes sustentables, sin embargo, tiene el objetivo de llegar al 100% para el 2035, según indica en su “Informe Financiero y ASG 2020, Un año de historias”.

En el documento, la cadena de tiendas de autoservicio destaca que, como parte de su estrategia, el año pasado 13 millones de toneladas de CO2 se evitaron, por la participación de 188 proveedores a través de Proyecto Gigatón en México.

Además, resalta que la transición hacia operaciones con energía 100% renovable para 2035 es una meta ambiciosa, pero que consideran fundamental para mitigar el cambio climático. Por lo que, además de 6 parques de energía eólica y 2 plantas hidroeléctricas suministrando energía a sus operaciones en la región, también cuentan con generación en sitio de energía fotovoltaica para 15 unidades.

“La eficiencia energética ha sido clave en estos logros, por lo que hemos invertido 449 millones de pesos en México y 100 millones de pesos en Centroamérica para continuar nuestra transición hacia iluminación LED y celdas fotovoltaicas”

La mexicana Fomento Económico (FEMSA), dueña de Oxxo, en 2019 amplió el uso de energía limpia en sus plantas de manufactura en México, alcanzando su meta original para 2020 de 85%, según un reporte de la firma.

De hecho, destaca que más 15,500 centros de trabajo en la República Mexicana son abastecidos con energía renovable y más de 77.6% de la electricidad necesaria enes abastecida con fuentes limpias, evitando la emisión de 721,995 toneladas de CO2.

Además, recientemente dio a conocer que el 70.1% de las tiendas Oxxo en México son abastecidas por fuentes renovables, ya que a través de contratos con 5 parques eólicos en el país “satisfacemos el 69.4% de nuestras necesidades de electricidad”.

Grupo México, de German Larrea, también ha emprendido un camino hacia la energía renovable en sus operaciones, ya que el consumo de electricidad proveniente de estas alternativas en 2019 fue de 1,413 GWh, representando 18.6% del consumo total.

Esta energía provino en su mayor parte de centrales hidroeléctricas que suministran las operaciones mineras de Perú, y permitió en ese año evitar la emisión de 305,270 toneladas de CO2, así como el parque eólico El Retiro de 74 MW de capacidad, desarrollado y operado por la División Infraestructura en el sur de México.

“Para reducir el impacto ambiental de su alto consumo de energía eléctrica, Grupo México seguirá aumentando el uso de electricidad renovable en sus procesos operativos. Así, se estableció como meta incrementar el uso de electricidad renovable a 25% para 2022”, asegura.

Los bancos no se han quedado atrás en esta tarea, por ejemplo, Banorte, otra de las emisoras con más peso en la BMV, en 2020 dio seguimiento al contrato pactado con Thermion para el suministro de 70% de la energía que consumen a partir de fuentes renovables, específicamente del parque eólico Delaro.

Por lo que hasta finales de este año, Delaro ya había obtenido diversos permisos y en 2021 intentará iniciar operaciones, por lo que en caso de cumplir con el objetivo establecido, estiman reducir cerca de 50% las emisiones gases de efecto invernadero del grupo.

El empresario Ricardo Salinas Pliego también ha dado un paso en este sentido, tal es el caso de Grupo Elektra, cuyo consumo de energía renovable en la compañía representaba en 2019 el 23% del total, pero asegura tener el objetivo de incrementar esta proporción.

“La meta para 2020 es mantener la demanda energética actual en sucursales y un consumo similar o superior de energía renovable por empresa –alrededor del 35% para Tiendas Elektra y Banco Azteca – que se traduciría en un aumento de energía renovable del 8% para Banco Azteca y del 14% para Tiendas Elektra de 2019 a 2020”

Mientras que Bimbo es otra de las empresas que ha emprendido una estrategia de migrar a los combustibles fósiles a alterativas más limpias, de hecho, el 80% de la energía que consume la panificadora a nivel mundial es renovable.

Tan solo en sus operaciones en la República Mexicana, el 80% de la electricidad que utiliza Bimbo es renovable; donde el Parque Eólico Piedra Larga, en Oaxaca, le suministra el 70%, evitando la emisión de 180,000 toneladas de CO2 al año, además de contar con techos solares en algunos de sus centros de distribución, inclusive en sus oficinas corporativas.

En febrero pasado, el presidente de la panificadora, Daniel Servitje, destacó en conferencia con analistas que el año pasado aumentaron su uso global de electricidad renovable, al pasar del 49% al 80% cumpliendo nuestro objetivo 2020 y avanzando en su compromiso de lograr un 95% para 2023.

De hecho, en 2021 Grupo Bimbo prevé inversiones en bienes de capital (Capex) este año alrededor de 1,000 millones de dólares en plantas, tecnología, vehículos eléctricos y energías renovables, inclusive alguna compra de otra compañía,

“Esperamos aumentar nuestras inversiones en vehículos eléctricos. Y en algunos casos también invertir en energías renovables en nuestras azoteas y en algunas otras áreas, pero la mayoría de las inversiones van básicamente a la planta, las panaderías y al aumento de la capacidad de desarrollo”, afirmó Servitje.