01
Fri, Jul

Roban los barrotes del CERESO de Juchitán

Seguridad
Typography

-Hasta el momento ninguna autoridad ha tomado conocimiento de los hechos.

Juchitán, Oaxaca (Cortamortaja), 20 de junio de 2022.-Desde septiembre del 2019 hasta la fecha, las instalaciones del Centro de Readaptación Social (CERESO), de esta ciudad han sido custodiadas inicialmente por elementos de la Policía Estatal Preventiva, seguidos de la Policía Auxiliar Bancaria y Comercial (PABIC), Policía Municipal y en la actualidad por personal de la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena).

Al tomar en sus manos el resguardo de las instalaciones que albergaron por años a reclusos del orden estatal y federal, las autoridades municipales de seguridad destacaron en su reporte de hechos que los barrotes de puertas y ventanas de las celdas, así como otros espacios fueron retirados con sopletes y herramientas.

Durante los primeros días del mes de septiembre del 2019, de manera sorpresiva, elementos de la Guardia Nacional y policías estatales preventivos trasladaron a 182 internos del (CERESO) de esta ciudad al reclusorio particular de Tanivet, argumentado una acción preventiva.

En esas fechas, por instrucciones superiores, los internos de los CERESO de Juchitán, Matías Romero, entre otros instalados en la entidad oaxaqueña, fueron tomados por sorpresa y trasladados masivamente al Centro Penitenciario de Tanivet, dejando abandonadas las instalaciones.

Con la llegada de los primeros rayos del sol, el rumor del traslado corrió entre los familiares de los internos quienes se concentraron masivamente en la entrada de las instalaciones y posteriormente ingresaron para verificar que se encontraban abandonadas, logrando recuperar algunas cuantas pertenencias, ya que hilos, hamacas y objetos de valor fueron retirados por la policía estatal preventiva.

Posterior al terremoto del mes de septiembre del 2017, las dos torres de seguridad y paredes del edificio sufrieron daños por lo que la Secretaría de Seguridad Publica de Oaxaca determino retirarlas.

El terreno en donde fue construido este centro de reinserción, presuntamente es propiedad del pueblo juchiteco, aún cuando el gobierno del estado en su momento argumentó que era de su propiedad.

Hasta el momento ninguna autoridad ha tomado conocimiento de los hechos para confirmar el robo de los barrotes, o en su caso argumentar el motivo por el cual fueron retirados y el uso que le dieron.