24
Thu, Jun

Cine 5

Opinion
Typography

Natural es que hay películas que no se olvidan como, La casa de los espíritus, novela llevada a la pantalla de la escritora Isabel Allende; donde esa magnifica, bella, tierna actriz norteamericana Meryl Streen es el personaje protagónico, esposa de un rico hacendado déspota que hace a un lado su propia hermana, por sospechar amoríos entre las dos, y por celos con crueldad la margina de toda comodidad en su residencia. Y un día su hermana fallece, y Meryl Streen al tener noticia de su fallecimiento, llora impotente de no haber podido hacer algo por su querida cuñada que murió sola en un cuarto sórdido. Así, una noche la cortina de su sala mecidas por el viento, por el espíritu; ella llorando sentada en el comedor de su casa; su esposo quiso abrazarla; ella con un gesto de repudio lo aparta de sí. ¡Qué bella! Imagen captada en esa película.


Y no decir del Jorobado de Nuestra Señora de París; donde ese genial actor de origen mexicano interpreta Quasimodo el campanero de la Catedral de Nortre dame de París, no decir cuando el jorobado participa como rey feo en el festival de la Ciudad...Esmeralda es la bella actriz italiana Gina Lolobrigida. Estupenda película basada en la obra del gran escritor Víctor Hugo-quien mantuvo relación epistolar con el presidente Juárez en la Segunda Intervención Francesa, animando al prócer mexicano defenderse del ejército francés; que la justicia corría de su lado- . No decir de la película Cumbres borrascosas, de la escritora alemana Emily Brontë, una de las primeras mujeres en el mundo en escribir un libro. El amante se desprende de su cuerpo y va hacia el espacio cumbroso dejando, abandonando al ser humano que había sido objeto de profundo amor. Me viene en memoria ese gran actor norteamericano Marlon Brando en la película El último tango en París; donde el hombre maduro desilusionado por la muerte de su esposa vierte su pasión volcánica en la bella joven - María Schneider -; ella la pasión la obnubila, sólo que un día manda a volar al amante que corre angustiado tras ella por la calle de París, habiendo salido ambos de un salón donde bailaban Tango. En suma, el fin del amor como dijera Carlos Fuentes; en ese entonces embajador de México en París, acabando de conocer a Silvia Lemus con quién se casó por 1972. ¿Amigos, y qué decir del cine japonés? ¿De Kurosawa? ¡Qué películas! Dirigió este gran director del cine mundial: Los caminos de la vida, donde ilustra los sentimientos de la condición humana.
Ahora regresando al cine mexicano en 1943, año de la Segunda Guerra Mundial, los gringos en acción bélica alineada a los rusos, franceses, ingleses con un solo fin, derrotar a los alemanes. Objetivo que se logró. Sólo que México en ese año de 1943 filmó 70 películas. Muy poco se sabe de ese actor mexicano Carlos Orellana, quien hizo del personaje ciego en la película Santa, filmada en 1931 y proyectada en el cine Palacios a fines de marzo de 1932. Es una película importante porque inaugura la técnica Sonido directo. Santa está basada en la obra del escritor Federico Gamboa. Ahí Carlos Orellana personifica al ciego Hipólito que toca piano en una casa de citas, y enamorado de Santa, la actriz Lupita Tovar. En su inauguración no estuvo Orellana por exceso de trabajo en carpas, teatro...Por lo que su nombre fue omitido. De ahí él arrancó escribiendo argumento, guión y dirigiendo películas; como Dos tipos de cuidado con Jorge Negrete y Pedro Infante, Los paquetes de Paquita con María Victoria, Vuelven los García, Café de Chinos, Acá las tortas...Antes le hizo del personaje Lamparitas en la película No basta ser madre. Por el éxito de esta película, Orellana fue contratado por la cerveza Monterrey hacer su comercial. Amigos, Carlos Orellana Martínez tuvo participación en casi cien películas. En enero de 1960 muere en su casa de la CDMX en la colonia Narvartes. Buen día mis amigos. ¡Suerte! Continúa...