15
Mon, Aug

#EscenarioPolítico | ¿Tregua rota? ¿Cambio de estrategia?

Opinion
Typography

La Secretaría de Marina, Armada de México, ha detenido a Don Rafael Caro Quintero, el capo más buscado por el Gobierno de Estados Unidos de América.

A los pocos minutos se anuncia la caída de un helicóptero en Los Mochis, Sinaloa, hecho cuya relación con la captura de Caro Quintero, no se ha confirmado.

Hace pocos días se realizó la detención de catorce personas en el pueblo de Topilejo (de los que fueron liberados cuatro por falta de pruebas), de la alcaldía de Tlalpan, CDMX, en un acto que la prensa opositora ha exaltado, elogiando, de paso, la "audacia" de la Jefa de Gobierno, Doña Claudia Sheimbaun. La policía informó que con el operativo se logró la liberación de algunas personas secuestradas.

Lo extraño es que no hubo bajas, pese a que en el enfrentamiento con los delincuentes participaron decenas de policías pertenecientes a diversas corporaciones de distintos ámbitos, tales como la Guardia Nacional y la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) capitalina. El operativo fue videograbado, en un estilo que recuerda la captura de una banda de secuestradores transmitido "en vivo" en un noticiario conducido por el periodista Carlos Loret de Mola en tiempos en que Genaro García Luna dirigía la lucha antinarcóticos en la administración del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa.

De manera algo todavía más extraña, se encontró "evidencia explícita" de que los detenidos pertenecían a un famoso cártel, cuyas siglas son C.D.S., pues se les encontraron "placas" con dichas iniciales, así como JGL, que remite a un poderoso capo preso en una cárcel estadounidense. Algunas piezas traían la ilustración de un Ratón, apodo del joven, hijo del capo referido, detenido durante el famoso "Culiacanazo".

La "evidencia" indicaría que el CDS habría violado uno de sus principios, que le prohibe incursionar en el secuestro como una de sus actividades lucrativas. Ello es un 'causas beli' , motivo de enfrentamiento, entre el Gobierno Federal y la organización referida.

¿Cabe la posibilidad de que se trate de un montaje para "provocar" al gobierno federal o para darle a éste un motivo legítimo para romper la "tregua no declarada" que algunos afirman que tiene con el CDS? ¿La detención de Don Rafael tiene relación con el operativo tan publicitado en el centro del país? ¿Esta detención será una "ofrenda" del Gobierno Mexicano a la administración estadounidense?

La estrategia federal parece modificarse. Esto se ve como el inicio de una ofensiva que, muy probablemente causé reacciones por parte de grupos afines al capo detenido. ¿Quién habrá dado estas órdenes? ¿El Presidente Andrés Manuel López Obrador? ¿Algún Secretario de Estado? En caso de que los hechos de Topilejo fueran un montaje, ¿quién lo estaría apadrinando y con qué objetivo?

Las próximas horas serán cruciales para ir entendiendo esta situación harto preocupante.